Un ejército de espías en alerta máxima para evitar injerencias del Kremlin