Un fiasco que provoca un giro drástico en la forma de gobernar

Stephen Castle
Ellen Barry
May, en Downing Street tras superar ayer la moción de censura
May, en Downing Street tras superar ayer la moción de censura
(0)
17 de enero de 2019  

LONDRES.- Los anales de la política británica están repletos de historias sobre el control de hierro, a veces aterrador, que tiene el gobierno sobre cuestiones parlamentarias.

Jack Straw, exsecretario de un gabinete laborista, recuerda cuando era un joven legislador y se cruzó por primera vez en un pasillo con el principal operador de su partido en el Parlamento: el hombre lo agarró con fuerza de la entrepierna, y cuando Straw le preguntó qué había hecho mal, el hombre le dijo: "Nada". Y a continuación agregó: "Así que imaginate si me hacés enojar".

Todas esas historias sobre legisladores británicos a los que se mantenía alineados con mano de hierro chocan de frente con los hechos de esta semana, cuando la primera ministra, Theresa May , y sus colaboradores intentaron infructuosamente que los miembros de su partido apoyaran el plan del gobierno para la concreción del Brexit .

El martes, el ministro de Medio Ambiente y aliado de la primera ministra, Michael Gove, intentó enderezar con advertencias a algunos legisladores descarriados de su partido y para hacerlo utilizó la ominosa terminología de la serie Game of Thrones : "Si esta noche no aprobamos el acuerdo, parafraseando a John Snow, se viene el invierno".

La táctica tampoco funcionó y, el martes por la noche, a May la dejó sola la mayor parte de su partido.

El fiasco del Brexit parece estar forzando un giro drástico y profundo en el modo de gobernar Gran Bretaña: ahora el Parlamento saca músculos y la premier no logra impulsar su agenda de gobierno.

La rebelión parlamentaria es encarnada por John Bercow, el excelente orador y combativo presidente de la Cámara de los Comunes.

Hijo de un vendedor de autos usados del norte de Londres , Bercow entró al Parlamento en 1997 y con sus orígenes de clase obrera se destacó entre las elites del Partido Conservador educadas en Eton.

Histórico referente de los legisladores de las ligas menores, la semana pasada Bercow escandalizó a los tradicionalistas al permitir que uno de esos parlamentarios jóvenes pusiera a votación una enmienda -que fue aprobada- que le exige a May presentar un plan B para el Brexit en el lapso de los tres días de labor parlamentaria posteriores a la votación de anteayer.

Hacía décadas que no se otorgaba un permiso como ese, y al día siguiente muchos periódicos británicos expresaron su indignación, tildando a Bercow de "enano sudoroso y petulante" y de "fantoche egocéntrico". Pero Bercow se mostró satisfecho de su decisión.

A los estudiantes de Ciencias Políticas de Gran Bretaña se les enseña el término "dictadura electiva", acuñado por un exlord canciller para describir el dominio que ejerce el Poder Ejecutivo sobre el Parlamento. Tal vez sea hora de dar de baja esa frase.

"Los expertos constitucionalistas se van a hacer un festín durante años con este tema", dice Rob Ford, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Manchester. "Más de una tesis doctoral se escribirá sobre los sucesos de enero de 2019".

Detrás de ese cambio hay giros políticos que hacen cada vez más difícil que los gobiernos se aseguren mayorías convincentes en el Parlamento, y ahora la norma parecen ser las elecciones con resultados no concluyentes y los gobiernos en situación de minoría.

En 2017, May llamó a elecciones esperando imponerse por amplio margen. Por el contrario, perdió la mayoría heredada y quedó debilitada antes de enfrentar el desafío legislativo de negociar el Brexit.

El tema del Brexit rompe con las tradicionales lealtades partidarias. "Hay un resquebrajamiento en el funcionamiento tradicional de los partidos", dice Bronwen Maddox, director del Instituto de Gobierno, un grupo de expertos de políticas públicas de Londres. "Se supone que los miembros del Parlamento siguen las directivas del líder partidario. Pero ahora están tironeados por el modo en que votaron quienes los eligieron y por sus propias convicciones".

Lo cierto es que la mística del látigo partidario se esfumó y no hay anécdotas recientes sobre agresiones físicas como la que recuerda Straw.

"Recurrían a cualquier estratagema, por sucia que fuese, como amenazar a los legisladores con destruir sus carreras políticas, pero ahora parecen llamarlos para pedirles por favor", dice Maddox.

Esa transformación preocupa a conservadores como Tim Stanley, historiador y periodista, que asegura que el sistema británico presupone que el Ejecutivo debe concretar las promesas de su plataforma partidaria. En un sistema como ese, el Parlamento queda confinado a ser un controlador del Ejecutivo.

Stanley señala que potenciar el rol de los legisladores nuevos en la fijación de políticas públicas haría posible que pequeñas fracciones subviertan la autoridad del Ejecutivo, no solo en el Brexit, sino en temas como salud pública e impuestos, lo que en los hechos dejaría al gobierno británico "a la deriva".

"Tenemos menos controles y contrapesos de lo que la gente cree -dice Stanley-. Podrá sonar dictatorial, pero por eso nuestra democracia ha perdurado. Así es el consenso democrático, y ha funcionado".

En cualquier caso, es probable que May no olvide el nombre de los legisladores que el martes aceleraron su épica derrota. Tras el recuento de votos, el encargado de anunciarlo fue su estridente adversario John Bercow.

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?