El escenario. Un presidente atado a su libreto, más allá de cualquier derrota