Un sobrevuelo muy especial por China, al lado de los pilotos

Reveló que iba en la cabina de mando; también adelantó planes de sus futuros viajes
(0)
19 de agosto de 2014  

ROMA (De nuestra corresponsal).- Durante la conferencia de prensa, Francisco reveló ayer que cuando se convirtió en el primer papa que sobrevolaba espacio aéreo de la República Popular China, durante el viaje de ida a Corea del Sur, se encontraba en la cabina, junto al piloto.

"Cuando íbamos a entrar en el espacio aéreo chino [durante el vuelo de Roma a Seúl], yo estaba en la cabina con los pilotos, y uno de ellos me mostró un registro donde decía que faltaban 10 minutos para entrar en el espacio aéreo chino, debemos pedir autorización, como siempre se hace, es una cosa normal en cualquier país. Y escuché cómo pedían autorización, cómo les respondían, el piloto entonces mandó el telegrama. No sé cómo lo hicieron, pero fue así. Después volví a mi asiento y recé mucho por el grande y noble pueblo chino. Un pueblo sabio. Hay grandes sabios chinos, tienen una historia de ciencia, de sabiduría. También los jesuitas tenemos historia allí... con el padre Ricci... y todas estas cosas me venían a la mente", contó Francisco.

Cuando le preguntaron si le gustaría ir a China, no dudó en contestar que viajaría mañana mismo. "¿Que sí tengo ganas de ir? ¡Pero claro! ¡Mañana! Nosotros respetamos al pueblo chino, la Iglesia solamente pide libertad para hacer su obra y su trabajo, no pretendemos ninguna otra condición. La Santa Sede está siempre abierta a los contactos, siempre, porque tiene verdadera estima por los chinos", sentenció el Papa.

Hablando de viajes, al ser consultado si, además de las visitas ya confirmadas a Albania (el 21 de septiembre próximo) y a Filipinas y Sri Lanka (en enero de 2015), pensaba en nuevos destinos, Francisco dio a entender que es muy posible que en algún momento del año que viene pueda viajar a España por un día para celebrar el quinto centenario de Santa Teresa de Ávila.

También sugirió que es muy posible que cuando viaje a Filadelfia para el Encuentro Mundial de Familias, en septiembre de 2015, pueda pasar luego por Washington -donde fue invitado tanto por el presidente Barack Obama como por el Congreso-, y por Nueva York, para ir a las Naciones Unidas.

"Quizá las tres ciudades juntas", dijo el papa argentino, que también admitió que en ese mismo viaje podría hacer una escala por México. "Los mexicanos quieren que vaya a la Virgen de Guadalupe. Se podría aprovechar ese viaje, pero no es seguro", afirmó.

Cuando un periodista coreano le preguntó, por otra parte, qué había sentido al encontrarse con las víctimas del Sewol, el ferry en el que murieron en abril pasado más de 300 personas, muchos de ellos estudiantes secundarios, Francisco recordó que vivió catástrofes parecidas siendo arzobispo de Buenos Aires, con las tragedias de Cromagnon y de Once.

"Yo recuerdo que como arzobispo de Buenos Aires viví dos catástrofes de este tipo. Una, un incendio en una discoteca durante un concierto de música pop en el que murieron 193 jóvenes. Otra, una catástrofe de trenes, donde creo que murieron 120 personas. Y en ese momento sentí lo mismo: acercarme. El dolor humano es fuerte y si nosotros, en estos momentos tristes nos acercamos, nos ayudamos mucho", evocó.

Cuando le preguntaron si no temía que fuera usado políticamente el hecho de haberse puesto el pin amarillo que simboliza de la protesta de los parientes de las víctimas del ferry sobre su sotana blanca, Jorge Bergoglio fue contundente.

"Yo me puse el pin por solidaridad y tras media jornada llevándolo alguien se me acercó y me dijo: «Es mejor que se lo quite, usted debe ser neutral». A lo que yo respondí: «Disculpe, pero ante el dolor humano no se puede ser neutral»."

Sobre la encíclica que está preparando sobre el medio ambiente, el papa Francisco contó que lo está ayudando el cardenal Peter Turckson, presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz, pero que aún hace falta trabajar sobre el tema.

"Turckson me entregó el primer borrador. Es un tercio más de la Evangelii Gaudium. Pero no es fácil porque sobre la custodia de la creación y también de la ecología humana se puede hablar con cierta seguridad hasta un cierto punto. Después vienen las hipótesis científicas, algunas bastante seguras, otras no tanto. Y en una encíclica así, que debe ser magisterial, se puede avanzar sólo si hay certezas", dijo.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.