Una buena continuidad para América latina

Khatchik DerGhougassian
(0)
11 de noviembre de 2012  

Según coinciden casi todos los analistas, los latinos votaron masivamente a Barack Obama.

El respaldo de los hispanos a Obama se explica, recuperación económica y éxito relativo de la reforma de salud lanzada por el presidente mediante, por su mayor sensibilidad en los temas de inmigración frente a un Mitt Romney más afín al Tea Party. Pero el voto latino y América latina en la agenda de Washington no son vinculantes en la forma en que lo son, por ejemplo, el voto de la comunidad judía o armenia y su compromiso con sus tierras de origen e historia.

Del récord de miles de millones de dólares gastados en esta campaña por parte de los dos candidatos, pocos centavos se dedicaron para incluir el sur del Río Bravo en los discursos. No se trata de la irrelevancia de América latina para Estados Unidos. Los candidatos tampoco se preocuparon en tomar posturas respecto de la Unión Europea (UE); y, cuando hablaron de la política exterior, se expresaron sobre el peso que progresivamente China tiene en el mundo, la situación en Medio Oriente y el terrorismo.

Es que tanto la UE como América latina han encontrado la forma de definir y construir sus respectivos proyectos sin verse, o querer verse, condicionadas de una forma u otra por Estados Unidos; la UE desde el fin de la Guerra Fría, y América latina -o quizá se debe precisar, América del Sur- en esta última década.

No se sabe si a Obama le gustó Las venas abiertas de América l atina, libro que le regaló Chávez en la primera cumbre del presidente norteamericano con sus pares latinoamericanos en 2009; pero la región no ha sido un tema en su primer mandato. Los aspectos que caracterizaban la política de Washington siguieron su curso por inercia más que por diseño.

Si el cambio de estas actitudes era lo que esperaban los sudamericanos del primer Obama, entonces la decepción es obvia.

Sin embargo, la otra forma de mirar a la actitud más bien pasiva de Obama hacia América latina es rescatar la virtud de su abstención en intervenir más enérgicamente en temas que en el pasado envenenaron las relaciones entre el norte y el sur del Hemisferio Occidental.

Descartando la negativamente confusa postura en el golpe en Honduras, la administración de Obama, por ejemplo, no objetó el proceso de paz en Colombia tan distinto del anterior Plan Colombia, que terminó patrocinando y condicionando, y ni hablar del intento de George W. Bush de instalar en la agenda latinoamericana la guerra contra el terrorismo gracias a la predisposición de Álvaro Uribe...

Aún en el tema de las drogas, Obama no intentó abortar el proceso de cambio a la política prohibicionista que los latinoamericanos alientan aun cuando no podría públicamente estar de acuerdo.

Estos escasos ejemplos no auguran aún una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y América latina en el segundo mandato de Obama. Pero dicen mucho acerca de la oportunidad que en este segundo mandato de Obama se les continúa dando a los latinoamericanos de seguir construyendo sus proyectos con sabiduría y asumir la total responsabilidad tanto por su éxito como por su fracaso.

La continuidad de Obama en la Casa Blanca es buena para América latina. Sería mejor, por supuesto, si el segundo Obama muestra sensibilidad al mensaje del libro de Galeano que, probablemente, Romney ni siquiera hubiera aceptado como regalo...

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.