Una burbuja de seguridad que ni siquiera el Papa pudo vulnerar