Una medusa casi arruina el "mejor trabajo del mundo"

Ben Southall, ganador de un concurso que prometía un empleo soñado en una isla australiana, casi muere al ser picado por un agua viva mientras practicaba esquí acuático
(0)
30 de diciembre de 2009  • 10:48

SYDNEY.- Puede haber sido calificado como "el mejor trabajo del mundo", pero casi acabó en tragedia para un británico cuando fue picado por una medusa cuyo veneno es mortal mientras practicaba esquí acuático alrededor de una isla australiana que cuida y promociona.

Sólo unos días antes de que su idílico trabajo finalice, Ben Southall dijo que lo había picado una irukandji -una medusa pequeña pero mortífera- durante "una sesión de esquí acuático posnavideña".

"Evité ser golpeado por un canguro, mordido por un tiburón o picado por una araña o una serpiente, pero luego en los últimos días en la isla de Hamilton caí preso de una minúscula criatura conocida como irukandji", escribió Southall en su blog .

Southall ganó el "Mejor trabajo del mundo" , para vivir en la isla de Hamilton en el estado tropical australiano de Queensland, tras una competición mundial lanzada por la oficina de turismo del estado.

Southall dijo que al principio sólo percibió "un pequeño picotazo, como el de una abeja, en el antebrazo", pero poco después sintió calor y empezó a sudar y a sentir dolores de cabeza, presión en el pecho y presión alta.

Las picaduras de estas medusas pueden provocar paros cardíacos y la muerte.

Southall relató que sobrevivió al doloroso trance gracias a un pronta asistencia médica.

Este cooperante inglés de 34 años, que por vivir seis meses en la isla cobrará al final de su misión un total de 111.000 dólares estadounidenses, contó que antes de desmayarse de dolor, notó como le subía la fiebre acompañada de un intenso dolor de cabeza, parálisis parcial del cuerpo y subida de la presión sanguínea.

Aunque de pequeño tamaño, la medusa irukandji ( Caurukia barnes ) tiene un veneno que es hasta cien veces más potente que el de una serpiente cobra, según los expertos.

Dos turistas murieron en 2002 a causa de la picadura de esa especie de medusa que habita en las aguas del noreste de Australia.

La organización del concurso instaló a Southall en una lujosa villa de tres dormitorios con piscina, levantada sobre la playa de la isla, una de las cerca de 600 que forman parte de la Gran Barrera de Coral del estado de Queensland.

Southall fue elegido entre 34.000 aspirantes, a quienes se les requería saber nadar, bucear, tener don de gentes, hacer fotos y vídeos, y relatar por medio de internet las vivencias cotidianas durante el desempeño de la misión.

El concurso formó parte del plan publicitario destinado a promover el potencial turístico de Queensland y sus islas.

Agencias Reuters y EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.