Opinión. Una silenciosa acusación a los adultos