Una turista muere en Alaska en busca del colectivo de la icónica película Hacia rutas salvajes

El vehículo forma parte de una historia real reflejada en el filme Hacia rutas salvajes
El vehículo forma parte de una historia real reflejada en el filme Hacia rutas salvajes Fuente: AP
(0)
30 de julio de 2019  • 17:15

Una joven bielorrusa que se encontraba en su luna de miel en Alaska murió arrastrada por la corriente de un río al intentar cumplir con un sueño turístico que resultó fatal: visitar un colectivo enclavado en la zona, cuya historia emblemática había sido inmortalizada a través de un libro y una película de nombre Into The Wild( Hacia rutas salvajes, en español).

En el año 1992, el estadounidense Christopher McCandless, de 24 años decidió escapar de la civilización. El joven donó todos sus ahorros y se internó en Alaska donde vivió por un tiempo dentro de un colectivo abandonado conocido como "Magic Bus" -el 142 de la línea Fairbanks City- en el medio del Parque Nacional de Denali. Allí, sufrió las consecuencias de la mala alimentación y murió cuando intentaba cruzar el río Teklanika para vovler a la civilización.

La historia de McCandless llegó a la luz pública a partir de la publicación, en 1996, del libro "Into The Wild", de John Krakauer, en el que se narraban las peripecias del joven universitario que decidió abandonar amigos y familiares para dedicarse a viajar por caminos más salvajes.

Christopher McCandless abandonó las comodidades de la civilización y vivió dentro de un colectivo abandonado en Alaska hasta su muerte
Christopher McCandless abandonó las comodidades de la civilización y vivió dentro de un colectivo abandonado en Alaska hasta su muerte

Cuando en el año 2007, ese libro se transformó en una película dirigida por Seann Penn -conocida en la Argentina como Hacia rutas salvajes- McCandless se transformó en un ícono del anticapitalismo y el colectivo en el que vivió sus últimos días, que aún se encuentra en el mismo lugar de Alaska, fue convertido en una especie de meca del neohippismo a la que aspiran a llegar excursionistas de diferentes lugares de mundo.

Pero no siempre la búsqueda de este emblemático vehículo tiene finales felices.

Morir en el río Teklanika

Veramika Maikamava y Piotr Markielau, dos jóvenes bielorrusos de 24 años que pasaban su luna de miel en el estado de Alaska con intenciones de llegar a visitar el icónico autobús de McCandless sufrieron hace pocos días en carne propia las consecuencias de internarse en ese inhóspito territorio.

La pareja, que se había casado en Nueva York menos de un mes atrás, querían cumplir el sueño alcanzar el bus McCandless.

La historia de McCandless inspiró un libro y una película dirigida por Sean Penn
La historia de McCandless inspiró un libro y una película dirigida por Sean Penn

Mientras los recién casados intentaban cruzar el río Teklanika en el Parque Nacinal Denali, el caudal del agua, que fluía con mucha fuerza por las fuertes lluvias de la zona provocó que la mujer soltara la soga que la guiaba y fuera arrastrada por la corriente. Markielau pudo sacar a su flamante esposa del agua a poca distancia, pero ya estaba muerta.

La muerte de Veramika disparó nuevamente la alarma entre los vecinos de esa región de Alaska, ya que algunos quisieran retirar el autobús de ese lugar en el que está, o si directamente deberían destruirlo. Porque la historia de la joven bielorrusa muerta por perseguir el sueño de visitar el emblemático vehículo no es la primera que termina de manera fatal.

Otros casos

En 2010, una turista suiza de 29 años también pereció ahogada en el mismo río. El vocero de la policía del estado de Alaska, Ken Marsh, afirmó que desde que se estrenó la película Hacia rutas salvajes se han realizado hasta quince operaciones de rescate en la zona, ya que muchos turistas intentan llegar al mismo punto que McCandless ignorando el peligro que supone.

La película fue protagonizada por Emile Hisch
La película fue protagonizada por Emile Hisch

Por caso, en junio de 2013, tres turistas tuvieron que ser rescatados en un helicóptero militar después de que intentaran visitar el bus. Tres excursionistas alemanes debieron ser socorridos mientras intentaban llegar a la misma hazaña, al quedar atrapados luego de la crecida del temible río Teklanika.

Kris Fister, vocero del Parque Nacional de Denali, aseguró al medio Anchorage Daily News, que será la misma presión turística la que probablemente terminará con el icónico emplazamiento. "No creo, a tenor de las condiciones actuales y a la cantidad de gente que llega hasta él y se lleva algo de recuerdo con ellos, que el autobús dure demasiado", aseguró.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.