Renunciaron las periodistas de la revista de mujeres del Vaticano tras revelar abusos

El año pasado había causado revuelo al denunciar en la revista la situación de centenares de monjas que trabajan como sirvientas de cardenales y obispos
El año pasado había causado revuelo al denunciar en la revista la situación de centenares de monjas que trabajan como sirvientas de cardenales y obispos Fuente: AP
Elisabetta Piqué
(0)
26 de marzo de 2019  • 09:14

ROMA.- Una nueva tormenta se desató hoy en el ámbito de las comunicaciones del Vaticano : la directora de la revista mensual femenina de L'Osservatore Romano (OR), Lucetta Sacraffia y las diez integrantes de su redacción, presentaron su renuncia en bloque. "Tiramos la toalla porque nos sentimos rodeadas por un clima de desconfianza y deslegitimación progresiva, por una mirada en la que no advertimos estima y crédito para seguir con nuestra colaboración", explicó Scaraffia, en la carta de renuncia que le escribió al Papa Francisco y que hizo pública.

Prestigiosa historiadora, profesora universitaria y feminista declarada, en los 7 años que dirigió la revista femenina - Mujeres Iglesia Mundo-, una publicación sin precedente en el mundo dominado por hombres de la Santa Sede, Scaraffia se caracterizó por levantar la voz y tocar temas incómodos, antes tabú.

El año pasado había causado revuelo al denunciar en la revista la situación de centenares de monjas que trabajan como sirvientas de cardenales y obispos. Y, en febrero pasado, por poner sobre el tapete los abusos sexuales sufridos por religiosas de parte de curas y altos prelados, que muchas veces hasta las obligaron a abortar tras quedar embarazadas.

Nos parece que una iniciativa vital está siendo reducida al silencio y que se está volviendo a la anticuada costumbre de las designaciones desde lo alto, bajo el control directo de los hombres

"No podíamos seguir callando (...) Ahora nos parece que una iniciativa vital está siendo reducida al silencio y que se está volviendo a la anticuada y árida costumbre de las designaciones desde lo alto, bajo el control directo de los hombres, de mujeres consideradas confiables", escribió Scaraffia en su epístola de renuncia, en la que apuntó al nuevo director del OR, Andrea Monda.

Monda, que fue designado en diciembre pasado, en lugar del legendario Giovanni Maria Vian, en un comunicado salió a defenderse: negó haberle quitado libertad a Scaraffia o que tuviera intenciones de cerrar el suplemento femenino, cuya historia, aseguró, "seguirá adelante".

El año pasado había causado revuelo al denunciar en la revista la situación de centenares de monjas que trabajan como sirvientas de cardenales y obispos
El año pasado había causado revuelo al denunciar en la revista la situación de centenares de monjas que trabajan como sirvientas de cardenales y obispos Fuente: AP

"En estos meses le garanticé a la profesora Sacraffia y al grupo de mujeres de la redacción la misma total autonomía y la misma libertad que han caracterizado el suplemento mensual desde que nació", replicó Monda. "De ningún modo seleccioné a alguien, hombre o mujer, con el criterio de la obediencia", aseguró.

En diálogo con LA NACION Sacraffia, que admitió estar dolida por su renuncia luego de siete años de éxito de su criatura -publicada en español por Vida Nueva y en francés por La Vie-, aseguró que para ella y su equipo desde la asunción de Monda las cosas se volvieron insostenibles.

Había mujeres libres, mientras que por otro lado había mujeres domesticadas, designadas por el director, algo horrible

"Lo que él hizo fue poner a mujeres contra mujeres: en los últimos meses en el OR salían artículos de mujeres que tenían una línea totalmente distinta a la nuestra y nuestro suplemento, algo que nos deslegitimizaba", lamentó Scaraffia. "Nos volvimos un cuerpo separado, donde había mujeres libres, mientras que por otro lado había mujeres domesticadas, designadas por el director, algo horrible", denunció.

Scaraffia aseguró que ni bien asumió, Monda les hizo saber que pensaba ser también el director de Mujeres Iglesia Mundo y que quería participar de las reuniones de redacción. "Entonce nos opusimos, le hicimos saber que renunciaríamos en ese caso y las cosas siguieron, nos dejaron hacer, pero creando por otro lado fuertes presiones con una línea distinta en el OR sobre el tema abusos y un choque de mujeres contra mujeres que finalmente terminó por hacer saltar todo por el aire", explicó.

-Monda dijo que no interrumpirá la publicación de la revista ¿qué piensa?

-Seguirá con otras mujeres y será absolutamente otra cosa. Nosotras habíamos nacido en forma espontánea, se trató de un caso raro de libertad en el seno de la Santa Sede, donde todo suele ser designado desde arriba. No soportaban la libertad que nos dieron los papas, primero Benedicto y luego Francisco, que siempre nos apoyaron.

El Papa Francisco entrega el mensaje "Urbi et Orbi" desde el balcón principal de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, 25 de diciembre de 2018
El Papa Francisco entrega el mensaje "Urbi et Orbi" desde el balcón principal de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, 25 de diciembre de 2018 Fuente: Reuters - Crédito: Vatican Media/Handout

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.