Vox impulsa una medida contra la educación sexual

Los padres deberían consentir para que sus hijos la reciban
(0)
21 de enero de 2020  

MADRID.- Una medida impulsada en Murcia por el partido de extrema derecha Vox, el "pin parental", que otorga a los padres el derecho de retirar a sus hijos de clases de educación sexual, desató una fuerte polémica en España.

El pin parental es una de las exigencias de Vox al sus socios en aquellos gobiernos de coalición de los que forma parte. Hasta ahora, Murcia es la primera que dio el paso, con la posibilidad de extenderla a Andalucía y Madrid.

Según la ministra de Educación española, Isabel Celaá, la medida pretende "cercenar el derecho del alumno a una educación integral, al libre desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios constitucionales de la convivencia y de los derechos y libertades fundamentales".

Según el partido, el pin consiste en una solicitud a los directivos de las instituciones educativas de que se "informe previamente, a través de una autorización expresa sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de nuestros hijos". El objetivo es que los padres den su consentimiento para que sus hijos participen de esas actividades. Celaá dijo que la medida "vulnera el derecho fundamental a ser educado".

El domingo, en una entrevista con nuevaalcarria.com, Antonio de Miguel, el autor de la iniciativa, aseguró que la medida no alcanza solo a clases de educación sexual. Sin embargo, el pin parental habla expresa y exclusivamente de clases de " ideología de género" y " educación afectivo-sexual".

El texto también menciona que la solicitud se encuadra en el artículo 27, inciso 3, de la Constitución, que dice: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

De Miguel afirmó que "los hijos no son del Estado ni del PSOE ni de Podemos. Los padres tenemos la patria potestad de los hijos. El derecho a la educación de los hijos es de los padres". Celaá rebatió este argumento: "No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres". Irene Montero, ministra de Igualdad, agregó que "los hijos e hijas de padres y madres homófobas tienen el mismo derecho que cualquier niño o niña a ser educados en el respeto y la promoción de los derechos humanos".

"Los contenidos educativos no son decisión de las familias, lo son del centro educativo y, por encima de este, de la consejería de educación", señaló Lara Herrero, socióloga y sexóloga, en Twitter.

Herrero también denunció los efectos que podría tener la medida: "La falta de educación sexual está asociada a la discriminación, homofobia, transfobia y al aumento de las ITG (infecciones de transmisión genital)".

Agencias AFP y DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.