A los 58 años, murió Maria Schneider

Último tango en París marcó su vida
Marcelo Stiletano
(0)
4 de febrero de 2011  

Como suele ocurrirles a las actrices empujadas en su debut cinematográfico a exponerse en el más amplio sentido del término, Maria Schneider -cuyo fallecimiento se produjo ayer, a los 58 años, tras una larga enfermedad- quedó atrapada de por vida en toda la larguísima polémica que rodeó a su primera película, seguramente la única por la que será recordada.

Con su enmarañada cabellera, un rostro ingenuo y una presencia física tan voluptuosa como los sonidos del saxo del Gato Barbieri -autor de una memorable banda sonora-, apareció en pantalla por primera vez, a los 19 años, para interpretar junto a Marlon Brando Ultimo tango en París . Ayer murió en la misma capital en donde transcurrió aquella resonante aparición inicial, hoy tan lejana.

Años después confesó que la película, envuelta en enormes controversias -en la Argentina y otros países sufrió prohibiciones por "obscenidad" y se expuso a complejas causas judiciales-, fue demasiado para ella. "No era más que un bebe de 19 años. No es bueno ser famosa a esa edad. No tenía novios. Era virgen. Los efectos de esas escenas se acaban notando tarde o temprano", reconoció al diario español El Mundo . Se refería a la famosa escena en la que era sodomizada por Brando, la más famosa de las muchas secuencias eróticas del film.

"Bertolucci me utilizó. Yo era entonces de las que pensaban que el desnudo era bonito. No tenía problemas en hacerlo. Pero Bertolucci me atrapó con sus fantasías para intelectuales", admitió más tarde. No volvió a hablar con el director del film y, al cruzarse con él en un festival, dijo lo que su personaje de Ultimo tango en Parí s pronunciaba ante Brando casi al final de la película: "A ese hombre no lo conozco".

Hija del actor Daniel Gelin y de una modelo, vivió desde entonces tiempos tormentosos: sufrió adicciones a drogas pesadas, padeció una crisis nerviosa con internación incluida por culpa de una relación amorosa con otra mujer (fue la primera estrella de la historia en confesar públicamente su lesbianismo) y enfrentó varios naufragios en una despareja carrera de 40 títulos, de los cuales sólo sobresalió El pasajero , de Michelangelo Antonioni, junto a Jack Nicholson.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.