Andrés Calamaro defendió a Gustavo Cordera: "Si lo condenan, después queman libros y películas de cine"

El músico dijo que el ex líder de la Versuit sufre una suerte de ajuste moral
El músico dijo que el ex líder de la Versuit sufre una suerte de ajuste moral Fuente: Archivo
(0)
22 de enero de 2019  • 08:45

"La condena social, y la acusación penal para Gustavo Cordera es un peligroso antecedente para todos, mujeres y hombres", escribió Andrés Calamaro desde su cuenta de Facebook. El Salmón hizo así referencia al juicio que debe enfrentar el exlíder de la Bersuit Vergarabat por "incitación a la violencia" luego de que en 2016, en una entrevista grupal realizada en la escuela de periodismo TEA Arte, dijera que hay mujeres "que quieren ser violadas".

Los dichos de Cordera fueron en ese entonces difundidos públicamente por uno de los alumnos de la institución y generaron una denuncia desde el Consejo Nacional de las Mujeres de la Presidencia de la Nación, en la que el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) se presentó como querellante. El año pasado se confirmó el procesamiento de Cordera en la causa que estuvo a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral y que fue elevada a juicio en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 7.

"Es un ajuste moral, la construcción de una libertad acotada por la presión digital capitalista. Gustavo habló en privado y en términos hipotéticos para un grupo de estudiantes de periodismo. Fue traicionado y traicionado por el silencio... Si condenan a Gustavo, después queman libros y películas de cine. No queremos una nueva inquisición", escribió desde su red social Calamaro.

Ante la respuesta de uno de sus seguidores, Calamaro explicó: "El feminismo, mas allá de lo que pueda opinarse, es un movimiento supra político que podría desarmar el statu quo. Eso deberíamos valorarlo todos".

Además aclaró que Cordera de hecho no está acusado de violar a nadie: "Hablar es un lugar hipotético. La única opción penal de lo que conocemos como ´libertad de expresión´ es la ´incitación al odio´. No está acusado de violar a nadie. ´Incitación al odio´ es algo normal en la prensa y la información y lo reconocemos en discusiones familiares, en una militancia en contra de... Estamos divididos entre grupos ´incitadores al odio´, en la política, en el fútbol, frente al aborto".

Calamaro también hizo referencia a cuando fue acusado por "incitación al delito" porque en 1994, en un recital, dijo que se "fumaría un porrito". En 2005 fue absuelto: "Yo mismo fui acusado de algo parecido por hablar, pero frente a cien mil personas... Sin embargo fui sobreseído y me pidieron disculpas".

A casi tres años, los dichos de Cordera

Tras originarse la polémica por sus dichos, en un primer momento Cordera aseguró que lo habían "sacado de contexto", después explicó que en la charla había intentado "provocar" a los alumnos porque él pensaba que se trataba de un ejercicio de "psicodrama".

Recordemos que en la charla, el músico dijo entre otras cosas que consideraba "una aberración" que la ley no permitiera tener sexo con menores que "quisieran" mantener relaciones con un adulto y explicó: "A mí hablame de cómo te sentís y te entiendo, pero si me hablás de los derechos no te escucho porque no creo en las leyes de los hombres, sí en las de la naturaleza".

En su requerimiento de elevación a juicio, el fiscal federal Ramiro González sostuvo que los dichos de Cordera "advierten con claridad la posición de desigualdad en la que ubica a las mujeres señalando que ellas por su histeria son incapaces de poder manifestar su voluntad de mantener o no relaciones sexuales, siendo el hombre quien debe decidir por ellas violándolas y asimismo que no deberían existir restricciones etarias -en relación con la víctima- si el hombre decide que quiere tener relaciones sexuales con una mujer".

Cordera sacó hace unos meses un nuevo disco titulado Entre las cuerdas, en el que hace su descargo con canciones como "Ya no quiero castigo", "Soy campeón" y "Un abuso", entre otros temas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.