Arturo Puig: "Con Selva nos hemos separados muchas veces, pero el periodismo no se enteró"

Fuente: LA NACION
En una entrevista con Catalina Dlugi, el actor habló sobre la adopción de sus nietos y el amor que lo une a su mujer, Selva Aleman
(0)
29 de octubre de 2017  • 14:14

Este sábado, durante una charla con Catalina Dlugi para su programa de radio Agarrate Catalina, Arturo Puig habló sobre su vida familiar junto a Selva Aleman , y confesó un secreto jamás contado. Cuando la conductora le preguntó cuál era la clave del amor, el actor reveló algo que nunca llegó a los medios. "No hay un secreto, con Selva siempre decimos que es algo cósmico, nos encontramos en la vida. Hemos tenido nuestras peleas mortales, nos separamos muchas veces, no por mucho tiempo pero pasó, lo que pasa es que el periodismo no se enteró", confesó.

"La clave es tener las valijas preparadas para irte todos los días", bromeó antes de ponerse serio. "La verdad es que desde hace unos años estamos fantásticos, siempre nos amamos profundamente, nos respetamos y nos divertimos mucho juntos, no sé si ese es el secreto, a lo mejor sí".

Mientras transcurría la entrevista, que se hizo de forma telefónica, de fondo se escuchó la risa de unos niños. "Estoy acá con mis nietos que me están tirando agua", contó Puig antes de revelar como llegaron los chicos a la familia. "Tienen cinco y siete años y me muero con ellos. Son adoptados y la verdad es que mi hija ha hecho una cosa titánica porque los adoptó en Rusia, fue algo impresionante".

"Muy poca gente lo sabe, llegaron hace siete meses. Mi hija intentó adoptar acá y le fue muy difícil, se contactó con otro matrimonio que ya había adoptado allá y empezó los trámites. Yo la acompañé en un momento a Rusia, a una ciudad cerca de los Urales. Son trámites muy estrictos, con un juicio incluido pero por suerte ya están acá y son divinos. Van al colegio, hablan en castellano, son algo maravilloso", contó orgulloso. "Fueron tres viajes en el lapso de tres años, después muchos trámites. Es una historia conmovedora porque mi hija estuvo mucho tiempo haciendo tratamientos. Son dos hemanitos, Elizaveta y Nikolai, que nos han cambiado la vida a todos. Están llenos de amigos, de fiestas, es increíble la adaptación que tienen... hablan en español, que lo aprendieron enseguida, y en el colegio les va muy bien".

Arturo también contó que con Selva en un momento se plantearon la posibilidad de adoptar. "Fantaseábamos con tener hijos, pero era la época del proceso y no nos animamos. Tuvimos la oportunidad pero no era por derecha y no quisimos, creo que hicimos bien".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.