Benjamín Rojas: "no tengo nada para decir"

Un espacio experimental en busca de la entrevista soñada:el invitado se interroga y se fotografía
Laura Lunardelli
(0)
27 de junio de 2014  

El actor y músico Benjamín Rojas se dispone a autoentrevistarse y autofotografiarse: se mira de frente y cuenta que tiene una vida normal, sin nada fuera de lo común, que no tiene nada para declarar... Todo esto, aunque recorrió el planeta con su banda Erreway (la de Rebelde Way, sí) y cosechó fans hasta en Rusia con programas como Chiquititas, Floricienta y Alma pirata. Su otro yo, en el papel de entrevistador, trata de generar alguna declaración impactante, pero...

-Hola Benjamín. ¿Cómo estás?

-Hola, bien... Acá, con la tele prendida, viendo el Mundial.

-¿Quién está jugando?

-Irán vs. Nigeria.

-¿Y te importa ese partido?

-Para nada, pero es el Mundial.

- ¡Ah, mirá vos! Bueno, hablemos de vos.

-¿Es necesario?

-Sí, es una entrevista.

-Una autoentrevista .

-Bueno, autoentrevista. La cuestión es que sos el personaje del día, hay que hablar de vos.

-Pero si es una autoentrevista, ¿no decido yo lo que se habla?

-Bueno, ¿de qué querés hablar?

-De nada.

-No podés no hablar de nada. Es un diario importante, llega a todo el país. Pensá que hay alguien en este momento leyéndonos.

-No tengo nada para decir. No sé.

-Contame qué hiciste hoy.

-Me levanté, fui a grabar y después fui a ver Alemania vs. Portugal a lo de un amigo.

-¿Y estás satisfecho con tu día?

-Fue un día normal.

-¿Estás enamorado?

-¿Es necesario hablar de eso?

-No. Pero me la estás complicando un poco. Se supone que tiene que ser entretenido esto. ¿No te gustan los reportajes?

-No es eso. Simplemente que llevo una vida normal y no tengo nada para decir.

-¿Cómo es una vida normal?

-...

-¿Tampoco querés responder eso?

-Estoy pensando.

-Perdón.

-Todo bien. Una vida normal. Amo actuar y amo mi trabajo, gracias a Dios. Y tengo novia, hermanos, sobrinos... Casi gol de Irán.

-¿Eh?

-El Mundial. Casi gol de Irán. Acaba de terminar. 0-0.

-Ah, OK. Y además de amar la actuación, ¿amás la música? Si tuvieses que elegir entre la actuación y la m...

-La actuación. Disculpá que te interrumpa, pero siempre me preguntan lo mismo.

-No veo extraño que te pregunten esto, si actuás y tenés una banda.

-Un abogado que conozco toca la guitarra y jamás le pregunté qué elegiría.

- Claro, pero si ese abogado de golpe se encuentra con la suerte de tocar en el Luna Park, ¿qué hace?

-Por supuesto que va y hace su show en el Luna. Yo haría lo mismo.

-Bien. ¿Cómo te definís?

-Ansioso. ¿Esta es la última pregunta?

-No, ¿por?

-Porque ya estoy pensando en otra cosa.

-Recién estamos empezando la entrevista.

- Autoentrevista, por lo tantooo?

-¡Pará! ¡Un segundo! ¡No terminemos! ¿Estás?

-Sí, ¿qué pasa?

-¿Te divertiste al menos?

-Más de lo que creía. Eso me pasa seguido.

-¿Qué cosa?

-Esto de aceptar distintos desafíos como éste, sin expectativas de divertirme, y de golpe descubro que estoy hace una hora sonriendo sin parar de escribir.

-Sacás a pasear a tu imaginación, ¿será eso lo que te divierte?

-Sí, debe ser eso. Quizá por eso amo tanto lo que hago. Mientras me divierta, no espero nada a cambio.

-Esperá un poquito. Contanos?

-¿Contanos? ¿Cuántos son?

-¡Ja! Yo solo, pero me refiero a los lectores también. ¿No querés decirles algo?

-Sí, los saludo y gracias por llegar hasta acá. Significa que atrapé su atención. No me importa si les gustó o no. Lo que me importa es que hayan entrado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.