Camilo Sesto: el artista que, con el corazón en la mano, se volvió universal

Crédito: DPA
Alejandro Cruz
(0)
9 de septiembre de 2019  

La noticia se conoció ayer , por la mañana: el gran cantante y compositor Camilo Sesto murió en Madrid , a los 72 años , después de sufrir dos ataques cardíacos . Sesto, cuyo verdadero nombre era Camilo Blanes Cortés, llegó a vender más de 100 millones de discos en todo el mundo durante sus más de 40 años de carrera, con éxitos de la música romántica. En varias generaciones de habitantes de geografías insospechadas seguramente ayer y hoy suenen temas suyos como "Algo de mí", "Perdóname", "El amor de mi vida" y "Melina". Canciones que quedaron y quedarán en el inconsciente colectivo.

Había nacido el 16 de septiembre de 1946 en Alcoy, Alicante. Se inició en la música con un grupo de amigos, Los Dayson. Tocaban en bautismos, bodas y comuniones a lo largo y ancho de los poblados de su región natal. En 1964 se mudó a Madrid con la intención de perseguir su sueño de ser cantante. Era la época del furor por los Beatles e influenciado por ellos se integró a otro grupo, Los Botines. Esa vez no lo acompañó el mismo éxito que había logrado con su anterior grupo de amigos.

Ya en la capital española, y después de haber aparecido en la Televisión Española y en alguna película, optó por cambiar su nombre por el de Camilo Sexto. Poco después pasó a llamarse Camilo Sesto.

En 1970 debutó con su primer disco solista, Camilo Sesto, al que siguieron otros 27. Su voz aguda y su dicción tan pura parecían perfectas para esos temas de amor y de desamor que cosechan fanáticos hasta en Japón. Eran tiempos en que los temas de Raphael y los suyos se disputaban la mayor popularidad.

En 1975, participó de la puesta de Jesucristo Superstar . La estrella que en España y fuera de la península era llamada "el rey del amor" o "el Frank Sinatra español" se animaba así al rock con una obra que despertó la indignación de los sectores más radicalizados de España. Sin embargo, este cantante de aspecto pálido y frágil que en escena estaba acompañado por Ángela Carrasco y Teddy Bautista salió airoso. Pasó a ser Camilo Superstar.

Tres años después de ese verdadero éxito teatral sacó "Vivir así es morir de amor". Ese fue otro éxito de alguien que ya se había acostumbrado a esos logros. A pesar del reconocimiento masivo, el cantante, compositor y productor siempre optó por el perfil bajo, por la poca exposición de su vida privada.

La mexicana Lourdes Ornelas fue su fan, su amiga íntima y la madre de su único hijo, con quien, según los medios españoles, tuvo poco vínculo. Con el paso del tiempo, el cantante y su exfan dejaron de tener contacto. Al margen de esa relación, durante las últimas décadas sufrió varios inconvenientes de salud. Tuvo que hacer frente a problemas con el alcohol y someterse a varias operaciones quirúrgicas para mejorar su delicado estado.

Tras varias décadas de carrera musical, más de 40 producciones discográficas, discos de platino y más de cien millones de discos vendidos en todo el mundo, en noviembre del año pasado decidió reinventarse sin necesidad de volver a cambiar su nombre. Publicó el álbum Camilo Sinfónico, en el cual repasaba sus grandes y numerosos éxitos (las voces se tomaron de las copias originales). La única promoción fue una presentación que hizo en Madrid. Según consigna el diario El País , de España, ya "había perdido prácticamente la voz y se movía con dificultad".

Un mes después de ese recital recibió en su casa a una periodista de ese matutino. En una vitrina de su hogar tenía guardada la túnica y las sandalias de cuero que usaba en Jesucristo Superstar . Hacía años que se había encerrado en su casa de Torrelodones. "Tengo una soledad buscada y con la cual estoy a gusto [...]. Me fui aislando; pasaba de cantar ante 100.000 personas a estar solo. Al principio me costaba, me decía: 'Para eso tanto Camilo Sesto y tanto rollo'. Pero con el tiempo dije: 'Así es como quiero que sea: el escenario y una puerta atrás con el coche en marcha, y cuando todavía están pidiendo otra, yo ya estoy en el hotel'. Si quiero que haya alguien allí, ya he avisado yo", confesó en aquel reportaje.

El ídolo en Buenos Aires

Compuso canciones con Miguel Bosé y participó de varios duetos junto a Ángela Carrasco, Lani Hall, Alaska, Isabel Patton, Rocío Durcal y Marta Sánchez. Durante la década del 70 y a principios de los 80 solía venir a nuestro país, en donde era una verdadero ídolo de la canción. En mayo de hace dos años se presentó en el Luna Park. Sobre el final del recital, sacó a relucir esos temas que la platea le demandaba con pasión. Cuenta la crónica de LA NACION que el público le pedía más, pero él no volvió a salir . Tal vez ya un coche lo estaba esperando por la puerta trasera del estadio para llevarlo a su hotel para refugiarse en su intimidad.

No bien se conoció la noticia de su muerte, el presidente interino de España, Pedro Sánchez, escribió en Twitter: "Con su voz genuina, como intérprete y compositor, consiguió ser uno de los artistas más queridos y universales. España y toda Iberoamérica lamentan la pérdida de Camilo Sesto. Mi abrazo a su familia y al mundo de la música. Sus melodías serán siempre parte de nuestra memoria".

Antonio Banderas tuiteó una foto en blanco y negro del músico y escribió que "desde el 'Ya no puedo más' hasta la ópera rock Jesucristo Superstar nos deja multitud de canciones emblemáticas que conforman la banda sonora de nuestras vidas y que el tiempo no se podrá llevar". El dúo Pimpinela dejó también su testimonio: "Marcó una época... con sus maravillosas canciones, su voz, su música, sus letras. Ya quedan muy pocos que puedan transmitir emociones como él". Miguel Bosé su sumó a la despedida: "Adiós, querido Camilo, mi primer productor, mi amigo querido. Queda tu estrella", escribió. Raphael, el otro gran cantante popular de los 70 y 80, escribió en su cuenta: "Hoy estoy triste. Se nos fue Camilo Sesto, una de las voces más importantes de la música de España y Latinoamérica. Ídolo indiscutible. Gran amigo mío de toda la vida. Te vamos a extrañar muchísimo".

En la sede de la Sociedad General de Autores y Editores se instaló una capilla ardiente para que el público pueda despedirse de su ídolo. Tal vez suene "Vivir así es morir de amor", uno de los temas más solicitados en los karaokes. Seguramente en varios livings, en varias reuniones de este lado o de aquel lado del Atlántico, ayer y hoy estarán sonando sus canciones.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.