Capítulo clave de la Guerra Fría

"Trece días" ("Thirteen days", Estados Unidos/2000). Producción de New Line presentada por Eurocine. Dirección: Roger Donaldson. Con Kevin Costner, Bruce Greenwood, Steven Culp, Henry Strozier y Dylan Baker. Guión: David Self. Fotografía: Andrzej Bartkowiak. Música: Trever Jones. Edición: Conrad Buff. Duración: 135 minutos. Apta para todo público. Nuestra opinión: buena
(0)
19 de abril de 2001  

"Trece días" es un buen thriller que además registra el momento histórico de la Guerra Fría en el que el mundo más cerca estuvo de una guerra nuclear. Pero, más allá de la solidez de esta nueva incursión en el género de Roger Donaldson (que incluso ya había dirigido a Kevin Costner en "Sin salida") y del indudable espesor dramático que tuvo el conflicto que se desencadenó en octubre de 1962, cuando la Unión Soviética instaló misiles en Cuba apuntando a los Estados Unidos, la película dilapida parte de su eficacia por un fuerte tono didáctico y una excesiva duración que supera las dos horas.

El film, cuyo título está tomado del libro en el que Robert Kennedy registró su versión de los hechos, describe de manera minuciosa, casi obsesiva, la evolución de los acontecimientos: las mil y una reuniones de madrugada, los enfrentamientos entre el ala política de los Kennedy y los militares que los consideraban demasiado "blandos", los contactos informales con el gobierno de Nikita Khrushchev y hasta los escarceos bélicos.

En la única decisión históricamente cuestionable, la película está contada desde el punto de vista de Kenny O´Donnell (sólido trabajo de Kevin Costner), un asesor de extrema confianza del presidente Kennedy que -según los registros oficiales- en verdad no tuvo una participación tan importante en la crisis política.

Buenas caracterizaciones

En este film con reminiscencias de "JFK", pero sin la audacia, la exageración ni la potencia de un Oliver Stone, hay una lograda reconstrucción de los hechos cuyo principal escenario fue el Salón Oval de la Casa Blanca, hay excelentes caracterizaciones de los hermanos John Fitzgerald y Robert Kennedy, a cargo de Bruce Greenwood y de Steven Culp, respectivamente, y hay una dosificada y rigurosa dirección de Donaldson.

Pero si bien el medio tono por el que opta "Trece días" (similar al del clásico telefilm "Los misiles de octubre") ayuda a que el espectador desinformado comprenda perfectamente el tenor de los hechos, también hace que se extrañe la mirada crítica de una sátira como "Dr. Insólito", de Stanley Kubrick, o el talento de otro trabajo diseñado para la pantalla chica como "Zona de seguridad", del británico Stephen Frears.

Los realizadores de "Trece días", finalmente, abonan una teoría bastante interesante y preocupante a la vez: que la feliz resolución de esta crisis habría generado en la dirigencia política y militar estadounidense una exagerada confianza, cercana a la omnipotencia, que habría sido decisiva en el posterior desastre de Vietnam. D. B.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.