Chuck Berry, el papá del rocanrol celebra sus 90 años con un nuevo disco

El legendario músico, que Influenció a artistas como Dylan y Los Beatles, con su clásico "Johnny B Goode", lanzará un nuevo disco en 2017
El legendario músico, que Influenció a artistas como Dylan y Los Beatles, con su clásico "Johnny B Goode", lanzará un nuevo disco en 2017
(0)
18 de octubre de 2016  • 16:56

En 2012 cuando Charles Edward Anderson Berry recibió el premio PEN (una organización internacional de escritores de Nueva Inglaterra por sus canciones de excelencia literaria, el otro homenajeado, Leonard Cohen declaró: "todos somos notas al pie de las palabras de Chuck Berry ", mientras que Bob Dylan lo llamó" el Shakespeare de rock and roll.". Su obra fue cruclal para una generación de músicos y bandas emblemáticas como The Beatles y Rolling Stones.

Temas como Johnny B Good (con una introducción de guitarra que forma el abc del género),"Maybellene" (el primer single de Chuck Berry para el sello Chess), "Roll Over Beethoven", "Memphis, Tennessee", (un éxito en la versión de Jhonny Rivers en 1964), "Promise Land" (popularizada por Elvis Presley), transformaron a Chucke Berry en una leyenda que sigue en actividad. A los 90 años, recién cumplidos, acaba de anunciar la salida de un nuevo disco llamado simplemente Chuck para el 2017 por Dualtone Records, el sello que ha tenido uno de los mayores éxitos independientes con Los Lumineers. Es el primer disco de composiciones nuevas, escritas y producidas por Chuck Berry desde 1979 cuando lanzó Rock it.

El legendario rockero grabó Chuck con la banda que lo viene acompañado los últimos veinte años, donde participan sus hijos Charles Berry Jr. (guitarra) e Ingrid Berry (armónica), así como el bajista Jimmy Marsala, que tocó con Berry durante 40 años, el pianista Robert Lohr y el batería Keith Robinson. El disco está dedicado integramente a su mujer de 68 años, a quien dice en el comunicado de prensa: "Mi querida, estoy envejeciendo!. He trabajado en este disco por mucho tiempo. Ahora puedo colgar mis zapatos!".

Chuck Berry nació el 18 de octubre de 1926 en San José de California. El sonido de la guitarra, el paso del pato (avanzando con los pies para adelante), la lírica de sus canciones, un tiempo tras las rejas y una actitud desafiante para la época, lo convirtió en sinónimo del rocanrol, aunque su repertorio y estilo explosivo, también se alimentaron del rythm & blues, el country y el blues. Entre las fuentes de inspiración de su estilo en la guitarra aparecen creadores e intérpretes como Charlie Christian, T-Bone Walker y Louis Jordan, y el fraseo aterciopelado del crooner Nat King Cole. A la vez, Berry inventó una fórmula pop dentro del rocanrol, con una producción de hits, un olfato del negocio del espectáculo y un interés para la poesía, que le había despertado tempranamente su padre, un aficionado al teatro. "Mi padre fue la causa de que yo esté en el mundo del espectáculo. El me enseñó de la poesía y también a actuar un poco. Eso es todo lo que había en nuestra casa, la poesía y el coro de ensayo y dúos y así sucesivamente. He escuchado a papá y mamá discutir las cosas sobre la poesía y la entrega y la voz y la dicción", le dijo al periodista Peter Guralnik de la Rolling Stone.

Los inicios de Chuck Berry fueron en el Club Cosmopolitan en East St. Louis, Illinois, donde tocaba melodías country, que combinaba con el espíritu más pesado del blues de Muddy Waters y selecciones de canciones popularizadas por Nat King Cole. Rápidamente su swing en la guitarra despertó el interés del público. Ninguno de los pioneros del rock dejó una huella musical más fuerte que Chuck Berry. Sus canciones celebran el espíritu y definen la esencia de la música rock and roll, fresca, divertida, sexual y con historias que retrataban el mundo adolescente de los coches, la escuela y las frustraciones del amor.

A Elvis Presley se lo llamó el rey del rock and roll, pero Chuck Berry es el padre de la criatura de ese nuevo canon cultural. Sin embargo, el problema racial que atravesó a Estados Unidos durante los cincuenta, los sesenta y los setenta, influyó en que la sociedad americana aceptara más a un muchacho blanco que sonaba como negro (Elvis Presley), que a un hombre negro de clase media que parecía conquistar a las mujeres blancas con su estilo salvaje. Había una espina social en la historia de Chuk Berry, sus tatarabuelos fueron esclavos. Tampoco la sociedad americana le perdonó sus distintos problemas con la ley: fue acusado de un robo a mano armada en la adolescencia, estuvo tres años en prisión en el pico de su carrera a comienzos de los años sesenta acusado de haber abusado de una chica de 14 años; sus problemas impositivos con el Fisco fueron una constante a lo largo de su vida; y también fue acusado de posesión de drogas en su casa. A pesar de su influencia dentro del rocanrol, Chuck Berry siempre resultó un personaje controvertido con un temperamento difícil y una personalidad inestable.

A los 90 años, Chuck Berry mantiene un espíritu indomable. "No quiero alcanzar la inmortalidad a través de mi trabajo, quiero alcanzar la inmortalidad a través de no morir". El hombre que entró en el Salón de la Fama del Rock'n Roll en 1986, es consciente que no puede vencer a la muerte ni borrar su propia historia. Por eso, grabó un nuevo disco. La música y el sonido de su guitarra es su legado más honesto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.