1,2,3….¡Fight! Cuando el set de filmación se convierte en un ring de boxeo

Detrás de las caras sonrientes pueden esconderse las más feroces batallas
Dos actores enfrentados.  Vin Diesel vs. The Rock
Dos actores enfrentados. Vin Diesel vs. The Rock Fuente: Archivo
Detrás de las caras sonrientes pueden esconderse las más feroces batallas
Martín Fernández Cruz
(0)
29 de agosto de 2016  • 00:16

1. The Rock vs. Vin Diesel

Comenzamos con una pelea reciente. Dwayne The Rock Johnson es, desde hace varios años, engranaje central de ese motor gigante que es la saga Rápido y Furioso. El luchador devenido actor sorprendió a más de uno cuando colgó en Instagram una foto suya diciendo: “Mis coprotagonistas femeninas siempre fueron maravillosas y las adoré. Mis coprotagonistas masculinos, sin embargo, son otra historia. Algunos se comportan como verdaderos profesionales, mientras que otros no. Los que no, igualmente, son demasiado flojos como para hacer algo. Imbéciles”. El piropo, al parecer, fue dirigido a Vin Diesel , con quien tuvo varias diferencias a lo largo de los años. Como era de esperar, Dominic Toretto salió al cruce y dijo: “Dénme un segundo y les cuento todo”. Por todo esto, sería inminente que uno le dijera al otro "te espero en Segurola y La Habana".

2. Channig Tatum vs. Alex Pettyfer

En la segunda parte de Magic Mike hay una diferencia notable con respecto a su predecesora: la ausencia de Alex Pettyfer. Al parecer fue el propio Channing Tatum el que movió los hilos para dejar afuera de la secuela al actor. ¿La causa? Luego del éxito de la película, Pettyfer alquiló un departamento en Nueva York que era propiedad de un amigo íntimo de Tatum. El inmueble juntaba mucho polvo y como Alex es alérgico al tiempo prefirió mudarse. El motivo del conflicto es que el actor se fue del lugar debiendo cuatro meses de alquiler, algo que a Tatum no le gustó para nada, llegando al punto de escribirle un mail a Pettyfier diciendo “No jodás a mis amigos. Vos debés plata, así que pagá”.

3. Christian Bale vs. un director de fotografía

Quizá uno de los momentos más olvidables de su carrera lo haya vivido Shane Hurlbut, el director de fotografía de Terminator: Salvation. El hombre cometió el pecado de aparecer por error mientras Bale estaba filmando una de sus escenas. La cantidad de insultos que el actor le dice en pocos minutos hacen que el “carajo, mierda” de Mirtha parezca una canción de cuna. Cuando el desfile de improperios salió a la luz, Bale no dudó en disculparse diciendo que ese nivel de locura era inadmisible, pero que esa bronca tenía que ver con que su rol de John Connor lo tenía influenciado. Menos mal que en el rodaje de Psicópata americano nadie lo hizo enojar porque hubiera sido un poco picante ver a Bale influenciado por la psique de Patrick Bateman...

4. Marlon Brando vs. Frank Oz

El mítico Marlon Brando (famoso por su carácter entre juguetón y decididamente rebelde) fue un verdadero dolor de cabeza para el director Frank Oz, en el rodaje de Cuenta Final. La película centrada en tres ladrones expertos (interpretados por Brando, Robert De Niro y Edward Norton) se convirtió en una pulseada infinita entre el actor y el director. Si bien muchos prejuiciosos se apuraron en culpar a Brando, lo cierto es que fue Oz el que por miedo a que su actor se rebelara, lo trató de manera poco amable desde el día uno de rodaje (¡lo que derivó, efectivamente, en que se rebelara!).

Oz, uno de los titiriteros más importantes de los Muppets, recibió de parte del veterano actor apodos como “ señorita Piggy” e incluso presentó en el rodaje un certificado médico diciendo que “era alérgico a Frank Oz”. La tensión llegó a tal punto que Brando exigió que sus escenas las dirigiera De Niro...¡porque pensaba hacerle caso solo a él! Ambos actores improvisaron diálogos geniales, mientras Oz apenas podía monitorear la acción desde una habitación contigua, sin decir nada. Curiosamente, Norton se mantuvo alejado de la disputa, probablemente porque él ya tenía sus propias batallas...

5. Round 1: Norton vs. Kaye por América X

Aunque sorprenda a más de uno la verdadera historia de América X no es la del neo nazi reformado interpretado por Edward Norton , sino la de ese actor con el director de la película, Tony Kaye. La cuestión arrancó mal desde el vamos: luego de que Joaquin Phoenix rechazara el papel por considerarlo demasiado fuerte, Kaye debió conformarse con Norton por presión del estudio New Line. Si bien el rodaje transcurrió con una relativa normalidad, todo empeoró cuando el actor se metió indiscriminadamente en el trabajo del director. Mientras Kaye montaba la película, Norton le mandaba notas sugiriéndole qué camino debía tomar. Luego de que Tony presentara dos versiones del film que los jefes del estudio no aprobaron, Norton armó su propia versión y fue la que se estrenó comercialmente (que duró veinte minutos más que el corte del director). Obviamente, Kaye puso el grito en el cielo: intentó quitar su nombre de los créditos y reemplazarlo por “Humpty Dumpty”, algo que no le permitieron hacer; también boicoteó la avant-premiere del film y demandó al estudio por 200 millones de dólares. La bronca de Kaye hacia Hollywood fue tan grande que le significó una inesperada amistad con, vueltas de la vida, Marlon Brando. Lo malo de esta disputa, es que Kaye se convirtió en una suerte de paria dentro de la industria y no pudo continuar una carrera que parecía de lo más promisoria. Eso sí, nueve años después de su estreno, vio finalmente América X.

6. Round 2: Norton vs. Marvel

Una vez más Norton se ganó el odio del equipo de rodaje por opinar demasiado sobre un trabajo que no le correspondía. Cuando Edward es convocado por Marvel para protagonizar El increíble Hulk, los directivos del estudio (irresponsablemente) le prometen al actor que le van a dar cierto control creativo y la posibilidad de sugerirle ideas al director Louis Leterrier. De esta forma y sólo para empezar buena onda (ponele) Norton hace una reescritura (¡!) del guión original, aun sabiendo que las locaciones ya estaban construidas y no había mucho margen de retoque. En resumen, el plan original se mantuvo y no le dieron a Edward el gusto de filmar muchas de sus ideas, algo que derivó en un severo conflicto con Marvel. De hecho, el propio Leterrier contó que muchas veces debió bajarle la espuma a Norton (que insistió hasta el hartazgo por incluir la escena del intento de suicidio, algo que los productores decidieron sacar por considerarla demasiado oscura). Para Los Vengadores, el estudio puso a Mark Ruffalo en la piel de Hulk (que dicho sea de paso es un mejor Banner) y por mutuo acuerdo, Marvel y Norton rompieron contrato.

7. Claire Danes vs. Leonardo DiCaprio

Muchos se enamoraron de la pareja que interpretaron Leonardo DiCaprio y Claire Danes en el film de Baz Luhrmann, Romeo y Julieta. Pero, detrás de la pantalla, ambos se llevaron bastante mal. Al parecer, Leonardo se la pasaba gastándole todo tipo de bromas pesadas a sus compañeros de elenco y Claire sentía que eso era totalmente insoportable, llegando a decir públicamente que su compañero era “muy inmaduro”. En el rodaje, ambos se mantenían alejados hasta que llegaba el momento de grabar las escenas.

8. Werner Herzog vs. Klaus Kinski

Ni De Niro con Martin Scorsese, ni Jean-Pierre Léaud con François Truffaut, ni Tim Burton con Johnny Depp, ninguna relación fue tan explosiva como la de Werner Herzog y el actor Klaus Kinski. Ambos hombres, determinados en su mirada y apasionados en su forma de trabajar, eran la quinta esencia de la relación profesional marcada por el amor/odio. Hicieron juntos cinco películas y si bien Herzog llegó a decir que Kinski era su musa inspiradora, lo cierto es que ambos chocaban una y otra vez irremediablemente. Las leyendas son miles: discusiones terribles, que más de una vez estuvieron a un paso de los golpes, e incluso se dice que ambos planearon matarse en más de una oportunidad [en el rodaje de Aguirre, Werner llegó a agarrar una pistola y apuntarle a su querido actor]. Pero para Herzog, la presencia de Kinski fue tan importante, que en 1999 llegó a estrenar el documental My best friend, en el que retrató cómo era la relación de ambos y por qué Kinski era indudablemente un verdadero genio.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.