Ajeno a críticas y boicots, Woody Allen filmó su nueva película en España