Conozcan a Doona Bae

La actriz surcoreana, parte insoslayable del elenco y la historia del film, es una gran estrella del pujante cine de su país
Javier Porta Fouz
(0)
3 de enero de 2013  

En Cloud Atlas , los actores interpretan varios papeles. Es un desafío reconocer, en algunas historias, a Hugh Grant, a Tom Hanks, a Halle Berry, a Jim Broadbent y a Hugo Weaving, nombres y/o caras conocidas por la mayoría del público. Pero hay más nombres importantes. La protagonista principal de la historia que transcurre en el futuro, en Neo Seúl, es Doona Bae. ¿No la conocen?

Para decirlo sin vueltas: es una de las actrices más conocidas de uno de los mejores cines del mundo: es una estrella del cine de Corea del Sur. En Corea del Sur hay grandes directores, grandes películas y gran cine de género. Y hay un star system que funciona, confirmado en el lugar: en las calles de Seúl y Pusán, los actores y las actrices de cine son reconocidos y celebrados por multitudes. El cine surcoreano, por otra parte, tiene mucho éxito en su país, pero mucho en serio. Para que se den una idea, la película más exitosa de la historia en Corea del Sur fue hecha en Corea del Sur: The Host, 2006, dirigida por Bong Jong-ho. La vieron más de 13 millones de espectadores (sería el equivalente a que acá una película llevara más de 9 millones, pura utopía). La protagonista de The Host -una de las grandes películas de monstruos de la historia del cine- es Doona Bae.

Nacida en 1979 en Seúl, empezó como modelo. Pero ya al principio de su carrera en cine (por ejemplo Barking Dogs Never Bite y Take Care of My Cat , que se exhibieron en el Bafici) se reveló como una presencia importante, con uno de esos rostros que -como siempre supieron los grandes directores- habían nacido para el cine. Lo más importante: la mirada. Los grandes ojos de Doona Bae ofrecen variedad de emociones, y son de un poderío notable: en cuanto Doona Bae decide darles un poco de expresividad, sus personajes logran empatía inmediata. Así como John Wayne arqueaba la cintura como nadie, Doona Bae mira de forma inimitable: puede pasar de sentirse amenazada a desafiar al mundo en un pestañeo. Cuando la vean en Cloud Atlas y queden seducidos por ella deberán buscar The Host (se estrenó en Argentina, pero fue un fracaso) para verla enfrentar un monstruo gigante. Y también deberán buscar Linda Linda Linda (2005) de Nobuhiro Yamashita, una película japonesa que combina último año del colegio secundario, grupo de chicas, preparación de festival musical, covers de la banda punk japonesa The Blue Hearts, ensayos, compañerismo, amistad.

No, claro, no es una de esas películas símil TV en las cuales se enfatizan las emociones y se aceleran las relaciones: aquí vemos de forma creíble cómo se forman los lazos de las chicas de la banda (Paranmaum, busquen las canciones). Y cuando lleguen los momentos en los que florecen las emociones las canciones potenciarán todo, y estas canciones -la del título de la película y "Owaranai uta", "la canción sin fin"- convierten el final en algo para ver decenas de veces. La cantante del grupo, estudiante coreana en un colegio japonés y con dificultades para el idioma, es por supuesto Doona Bae: inolvidable cantante punk mojada y descalza, con sus ojos asombrados por animarse a tanto.

http://guia.lanacion.com.ar/cine/pelicula/cloud-atlas-la-red-invisible-pe5025

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.