Coronavirus: en Inglaterra miran al cine clásico para rodar las escenas de sexo en "la nueva normalidad"

Clark Gable y Claudette Colbert en Lo que sucedió aquella noche de Frank Capra: en los clásicos hollywoodenses, el rígido Código Hays impedía ser explícito con las escenas íntimas, por lo que los cineastas y guionistas desarrollaron sus métodos para sugerir e inferir lo que pasaba fuera de cuadro
Clark Gable y Claudette Colbert en Lo que sucedió aquella noche de Frank Capra: en los clásicos hollywoodenses, el rígido Código Hays impedía ser explícito con las escenas íntimas, por lo que los cineastas y guionistas desarrollaron sus métodos para sugerir e inferir lo que pasaba fuera de cuadro
Marcelo Stiletano
(0)
20 de agosto de 2020  • 19:50

Por primera vez desde la aparición del coronavirus un núcleo relevante de directores de cine planteó la necesidad de discutir si es necesario o no mostrar desnudos y escenas de sexo en la pantalla en la "nueva normalidad". Así lo plantea un documento actualizado de Directors UK, entidad que agrupa a unos 7500 directores de cine y TV que viven y trabajan en el Reino Unido. El título del estudio es "Intimidad en los tiempos del Covid-19, cómo dirigir la desnudez y el sexo simulado".

La iniciativa indica, entre otras medidas, la necesidad de reescribir y reevaluar todas las escenas de sexo incluidas en el guion y considerar la posibilidad de emplear a las parejas de los actores y las actrices como dobles de cuerpo, con el propósito de minimizar los riesgos de contagio del coronavirus.

Y si la historia obliga sí o sí a filmar escenas íntimas, los directores deberían analizar con la producción un calendario que les permita a los actores involucrados la eventualidad de una cuarentena de 14 días alejados de sus familias, además de todo tipo de tests previos y medidas de sanidad y distanciamiento muy estrictas para el equipo técnico y artístico en los sets de filmación.

Los propios promotores de la idea aconsejan recurrir a clásicos de otra época como Casablanca (1943) o Lo que sucedió aquella noche (1934), realizados en tiempos en los que regía en el cine estadounidense el llamado Código Hays, un enunciado de rígidas medidas para la producción cinematográfica. Entre ellas se incluía la prohibición expresa de mostrar escenas de sexo en las películas.

En Casablanca, el tórrido romance en París de los personajes de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman previo a su reencuentro en Marruecos era sugerido a través de montajes y puntos de vista de los planos de ambos
En Casablanca, el tórrido romance en París de los personajes de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman previo a su reencuentro en Marruecos era sugerido a través de montajes y puntos de vista de los planos de ambos

"El director, el autor y el productor deberían revisar juntos el guion y ponerse de acuerdo para determinar qué tipo de interacción física deberían tener los intérpretes y decidir las correcciones necesarias. ¿Es imprescindible mostrar el acto sexual físico? Y en el caso de una serie, ¿es posible postergar para más tarde las escenas de intimidad?", indica el documento que acaba de revelarse en su versión actualizada, luego de una primera publicación conocida hace algunas semanas.

La tendencia hacia un enfoque mucho más conservador en el tratamiento del sexo en películas y series aparece como una consecuencia inevitable del miedo al contagio en los rodajes. El documento indica que todo lo que se insinúa alrededor de una escena de intimidad puede resultar "más estimulante para el espectador que la escena misma" y aconseja reemplazar la "intimidad física" por la "intimidad emocional".

Los directores admiten en el documento que la aplicación de estos procedimientos podría menoscabar la integridad y la identidad de las producciones, así como el trabajo creativo de sus responsables, pero a la vez indican que filmar en tiempos de pandemia supone una drástica vuelta de tuerca en comparación con la vieja normalidad.

También admiten que el recurso de llamar a las parejas reales de los actores y las actrices no siempre puede resultar satisfactorio por múltiples razones. Entre ellas se destaca el riesgo de que esos sustitutos no tengan parecido alguno con los actores y las diferencias queden inmediatamente a la vista. Además, advierten que podrían generarse fácilmente situaciones de incomodidad dentro del set junto al riesgo potencial de contagio de personas ajenas a la producción llegadas pura y exclusivamente con el propósito de filmar una breve escena.

El documento de Directors UK incluye algunas propuestas concretas para adaptarse a este tiempo de estricto distanciamiento social y asegurar así el regreso a los rodajes sin el riesgo cierto, según afirman, de exponerse al contagio en escenas de intimidad. Estas son algunas:

  • Poner el acento en las expresiones de los personajes (sentimientos de atracción o de rechazo, demostraciones de vulnerabilidad o de sacrificio) en lugar de las acciones físicas.
  • Hacer que un personaje le diga al otro todo lo que va a hacer en lugar de mostrarlo.
  • Reemplazar escenas íntimas en las que aparece la interacción física por otras que muestren la atracción sexual de los personajes a través de comunicaciones telefónicas o videollamadas.
  • Usar recursos que dejen librada la continuidad de la escena a la imaginación del espectador (por ejemplo, a través del cierre de una puerta o la cámara que se va alejando del lugar en el que los personajes están por intimar)
  • Recurrir a objetos o imágenes (sombras, siluetas) que expresen simbólica o metafóricamente el momento del acto sexual.
  • Utilizar materiales de archivo, efectos visuales o animación digital como sustitutos. También puede apelarse al uso de la pantalla dividida.
  • Trabajar con los encargados del casting en la posible convocatoria simultánea de actores que estén casados o vivan juntos y por lo tanto no requieran de distancia social para filmar escenas íntimas.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.