Detrás de los estrenos: el mito que deberá romper un tanque de Hollywood