Falleció Karel Reisz

Dirigió "Isadora" y "La amante del teniente francés"
(0)
28 de noviembre de 2002  

LONDRES (Reuters).- El director de cine de origen checo Karel Reisz, reconocido mundialmente por su film "La amante del teniente francés", falleció en Londres a los 76 años. Su esposa, la actriz Betsy Blair, expresó que su esposo había estado enfermo durante muchos meses y que su deceso se debió a un problema sanguíneo.

* * *

Karel Reisz se identificó desde siempre con un equipo del que también formaron parte John Osborne y Tony Richardson. El terceto había adherido a las nuevas tendencias que, en los sesenta, rompieron con los modelos perimidos tan en boga en la pantalla y en el escenario.

Reisz había nacido en la localidad checa de Ostrava, en 1926, y huyó de su país natal a los doce años en un tren lleno de niños, dejando tras de sí a sus padres, que murieron en los campos de concentración nazis.

Refugiado en Inglaterra, ingresó en la escuela cuáquera de Reading, y durante la Segunda Guerra Mundial fue piloto de caza en la sección checa de la RAF. Tras estudiar química en Cambridge, fue durante dos años profesor en una escuela de gramática. A partir de 1949, y atraído por el séptimo arte, al que veía como un simple entretenimiento masivo, comenzó su labor como crítico cinematográfico.

En 1952 Reisz fue nombrado director de programación del National Film Theatre (la cinemateca de Londres).En 1956 codirigió, con Tony Richardson, el cortometraje "Momma Don´t Allow", que se convertiría en el manifiesto del Fee Cinema.

Su primer largometraje, "Todo comienza en sábado" (1960), prosiguió la búsqueda iniciada en sus ensayos documentales, pero esta vez al servicio de una obra de ficción escrita por Allan Sillitoe según su propia novela. La película supuso no sólo la consagración internacional de su realizador, sino también la de Albert Finney, su protagonista.

Su segundo film, "Al caer de la noche" (1964), también protagonizado por Albert Finney, no convenció del todo en cuanto a su tratamiento del personaje del asesino psicópata. Pero su siguiente trabajo, "Morgan, un caso clínico", permitió a Reisz lanzarse a una sátira desenfrenada que anunciaba los movimientos políticos de 1968.

Los temas de la rebelión y de la frontera entre razón y locura aparecerían nuevamente en "Isadora", (1968), interpretada magistralmente por Vanessa Redgrave.

Tras seis años de inactividad, la evidente crisis del cine inglés llevaría a Reisz a rodar dos películas en los Estados Unidos, sin por ello abandonar en absoluto sus planteamientos y exigencias. Tanto "El jugador" (1974) como "Nieve que quema" (1978) ponían una vez más de manifiesto el gusto del realizador por los personajes apasionados y movidos por una fiebre autodestructiva.

En 1981 Reisz dirigió "La amante del teniente francés", el que sería, sin duda, su film más conocido internacionalmente, con Meryl Streep y Jeremy Irons. Posteriormente realizó "Dulces sueños", protagonizada por Jessica Lange.

En la última década Karel Reisz se volcó a la dirección escénica en Londres, Dublín y París y quedó como un ícono de una rebeldía cinematográfica que volcó con talento en toda su producción para la pantalla grande.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.