Con El despertar de la fuerza, la galaxia vuelve a brillar

El Episodio VII es uno de los mejores films de la saga, muy superior a la discreta trilogía de George Lucas: construye una narración más moderna y más emotiva
Diego Batlle
(0)
17 de diciembre de 2015  

Star Wars: El despertar de la fuerza (Star Wars: The Force Awakens, EE.UU./2015) / Dirección: J.J. Abrams / Guión: Lawrence Kasdan, J.J. Abrams y Michael Arndt / Fotografía: Dan Mindel / Música: John Williams / Edición: Maryann Brandon y Mary Jo Markey / Diseño de producción: Rick Carter y Darren Gilford / Elenco: Harrison Ford, Mark Hamill, Carrie Fisher, Adam Driver, Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Lupita Nyong'o / Distribuidora: Disney / Duración: 135 minutos / Calificación: apta para mayores de 13 años. En salas 2D y 3D (doblada o subtitulada).

Nuestra opinión: muy buena

La industria de Hollywood se ha sustentado cada vez más en cuatro conceptos: secuela, remake, reboot y spin off. En más de un sentido , Star Wars: El despertar de la fuerza es todo eso junto. Al ser el séptimo episodio de una saga, retoma ciertas líneas fijadas previamente, pero también es un reboot porque relanza o reinicia (con nuevo director y franquicia en manos de Disney) aquello que George Lucas pergeñó. También es un spin off porque con la incorporación de nuevos personajes que toman la posta de la Vieja Guardia va derivando hacia algo completamente nuevo. Y, finalmente, es en cierta forma una remake porque lo que Abrams hace es contar con una narración más moderna, más emotiva y con mayores recursos tecnológicos la misma historia de fuerzas enfrentadas, relaciones entre padres e hijos, traiciones y tensiones románticas.

Más allá de conceptos de marketing y cuestiones industriales, hay que decir que El despertar de la fuerza es uno de los mejores films de la saga, muy superior en todos los rubros a la discreta segunda trilogía de Lucas. Es probable que los fans ya caigan rendidos a los pies de Abrams apenas suenen los clásicos acordes de John Williams y el rodante con las letras en diagonal nos haga la primera actualización de la situación: Luke Skywalker está desaparecido, pero hay un mapa (el MacGuffin de la historia) que podría establecer su paradero. Luego se va presentando a los nuevos personajes: Rey (Daisy Ridley), una joven que se gana la vida juntando chatarra; el piloto Poe Dameron (Oscar Isaac), y Finn (John Boyega), un desertor de los stormtroopers que se une a la resistencia; así como a los malvados (desde el Kylo Ren de Adam Driver hasta el Líder Supremo Snoke de Andy Serkis).

Si bien los nuevos intérpretes no desentonan, los adoradores de la saga esperarán reencontrarse con los ya míticos Han Solo (Harrison Ford), Luke Skywalker (Mark Hamill), Leia (Carrie Fisher), Chewbacca, C-3P0 y R2-D2. Algunos tardarán más que otros en aparecer, pero hay unos cuantos momentos emotivos e impactantes, incluido un hermoso plano final que nos hace esperar con ansias la octava parte.

J.J. Abrams y sus coguionistas Lawrence Kasdan y Michael Arndt armaron una verdadera ingeniería de subtramas y personajes que reciclan elementos del pasado y construyen una base para expandir con el desarrollo de la saga. En ese contexto de tantas ramificaciones y estructuras corales se destaca la inglesa Ridley, verdadero motor de la historia. Algunos podrán cuestionar con razón que los villanos de la Primera Orden no son todo lo convincentes que una película de estas características requiere, pero incluso con esos u otros reparos Abrams no sólo sale airoso del desafío, sino que potencia, moderniza y transforma la película en un entretenimiento no sólo destinado a los nostálgicos que empezaron a consumirla hace ya casi 30 años, sino también accesible para el gusto y las exigencias de los nuevos públicos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.