La reseña de ‘4x4’: relato salvaje en el encierro

Con un eficaz Peter Lanzani, el film de Mariano Cohn supera el desafío de transcurrir en una sola locación
Con un eficaz Peter Lanzani, el film de Mariano Cohn supera el desafío de transcurrir en una sola locación Crédito: Gentileza Televisión Abierta
Hernán Ferreirós
(0)
5 de abril de 2019  • 15:17

‘4x4’

Dirigida por Mariano Cohn. Elenco: Peter Lanzani, Dady Brieva, Luis Brandoni. 3 estrellas

4x4 pertenece a un subgénero curioso: ese grupo de películas cuya locación es tan restringida que supone una obstrucción, un desafío a la puesta en escena. La primera de ellas acaso haya sido Ocho a la deriva (1944) de Alfred Hitchcock, que transcurría íntegramente en un bote salvavidas. Hubo otras más extremas, como Enterrado (2010), en la que la cámara tiene la ingrata tarea de permanecer todo el tiempo con un sudoroso Ryan Reynolds en un ataúd. Inspirado por la historia real de un ladrón que no pudo salir del vehículo que quiso robar, Mariano Cohn (de la dupla Cohn-Duprat, aquí, como en Mi obra maestra, con roles divididos, lo que parece haber duplicado su productividad) sitúa su aporte a este minirrubro en el interior de una 4x4: Peter Lanzani intenta desvalijar una camioneta, que resulta una especie de ratonera, y queda atrapado en la cabina. El desafío consiste en imaginar la manera de transformar ese lugar exiguo en un espacio cinematográfico lo suficientemente amplio como para contener un largometraje. La película lo logra gracias a una hábil dosificación de la información, a la tensión creciente de los diálogos telefónicos entre el prisionero y su captor y a una eficaz interpretación de Lanzani, quien se pone al hombro el film y sale airoso de un rol exigente.

La desventaja de una puesta en escena tan llamativa es justamente que centra la atención sobre sí misma y nos saca un poco de la historia: el enigma de los primeros dos tercios de el film es tanto si Lanzani podrá escapar del vehículo como si se sostendrá una hora de film sin que la cámara se mueva de un metro cúbico. Al estar con un pie afuera del pacto de la ficción vemos más los hilos y notamos los más delgados (un celular que se queda sin batería en el momento más conveniente, un tratamiento de insonorización del vehículo que es casi mágico).

Mirá el trailer de 4X4

01:01
Video

Desde el comienzo, con insistentes planos de rejas, alambrados y cámaras, la película establece su tema: la inseguridad. Aunque lo que sigue está centrado en el conflicto entre un ladrón y un médico harto de los robos, ese tema queda en suspenso y se desarrolla más el thriller sobre el intento de fuga de la camioneta. Recién en el tercer acto, cuando todo cambia completamente, hasta cambian los protagonistas que pasan a ser el médico interpretado por Dady Brieva y un negociador policial retirado interpretado por Luis Brandoni , la película retoma su asunto y presenta un debate muy frecuente en la sociedad pero infrecuente en el cine argentino: ¿hay que confiar en la justicia institucional aunque sea defectuosa e ineficaz o, si el ciudadano no se siente protegido por el Estado, puede recurrir a la justicia por mano propia? 4x4 presenta con equilibrio las dos posiciones (quizás la imagen pública de Brieva y Brandoni, quienes en sus vidas personales se ubicaron en lados opuestos de la consabida "grieta", haya tenido que ver con su casting), aunque no aporta demasiados argumentos para que reflexionemos sobre ellas. En el final, es como si no resistiera no tomar partido y se inclina por la idea de que el delincuente es una víctima de su medio y de una sociedad injusta. En este sentido resulta un producto característico de nuestra época, en la que sobran discursos sobre la victimización y faltan sobre la responsabilidad.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.