Meryl Streep y Tom Hanks, con LA NACION: "Siempre fuimos amigos a la distancia"

Entrevista a Meryl Streep. Por Marcelo Stiletano

04:04
Video
Marcelo Stiletano
(0)
30 de enero de 2018  • 10:02

NUEVA YORK.- Además de la urgencia de Steven Spielberg por filmarla y de las constantes referencias a la actualidad en una trama instalada en 1971 alrededor de un conflicto entre el poder político y la libertad de expresión, The Post: los oscuros secretos del Pentágono será recordada por ser la primera película en la que aparecen juntos Meryl Streep y Tom Hanks . Dos talentosos actores y estrellas indiscutidas que se reconocen amigos “de toda la vida”, aunque esa amistad se haya construido sin necesidad de cercanía y con una pequeña ayuda de otros grandes amigos, según ellos mismos reconocen.

“Diría que siempre fuimos amigos a la distancia, sobre todo gracias a Nora Ephron y Mike Nichols. Tom y yo tuvimos siempre en común el amor y el cariño profundo hacia ellos. Él desde la costa Oeste y yo desde la costa Este”, le dice Streep a un grupo reducido de medios internacionales, entre ellos LA NACION. La actriz, que acaba de recibir su vigésimo primera nominación al Oscar por esta película, vestida con una delicada blusa blanca, y el actor de Náufrago y Forrest Gump, de elegante sport en tonos oscuros, comparten una charla que transcurre entre risas, chanzas mutuas y definiciones mucho más serias derivadas de los temas planteados en la película que este pasado mañana se estrena en la Argentina.

Streep encarna allí a Katharine Graham, la dueña del Washington Post, y Hanks a Ben Bradlee, su jefe de redacción, en el momento crucial en el que el diario se enfrenta directamente con el gobierno de Richard Nixon al revelar en sus páginas documentación sobre el involucramiento de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. Los papeles del Pentágono que dejaban muy mal parada a la administración Nixon en ese conflicto, cuya difusión el entonces presidente se empeñó en ocultar.

Tom Hanks y Meryl Streep caracterizados como Ben Bradlee y Katharine Graham en The Post, el film de Steven Spielberg que narra los entretelones de la publicación de los Papeles del Pentágono
Tom Hanks y Meryl Streep caracterizados como Ben Bradlee y Katharine Graham en The Post, el film de Steven Spielberg que narra los entretelones de la publicación de los Papeles del Pentágono

–Amigos de toda la vida que finalmente trabajan juntos por primera vez.

Streep: –Es cierto. Nunca lo hicimos, porque yo soy demasiado vieja para él. Todos los actores protagónicos con los que trabajé tienen veinte años más.

Hanks: –Y todas las actrices protagónicas con las que trabajé tienen 25 años menos que yo. Somos demasiado jóvenes el uno para el otro. Y somos como el águila y la mangosta. Uno vive de día, la otra de noche. Pero la verdad es que siempre quise trabajar en una película de Meryl Streep.

Streep: –Y yo siempre quise trabajar en una película de Steven Spielberg , pero nunca me dijiste que Steven no ensaya las escenas. ¡Y vos lo sabías! Steven me dio a leer una escena de seis páginas. ¡Yo no estaba lista cuando teníamos que filmarla! ¡Y no me dijiste nada!

Hanks: –Sí, tal vez. ¡Pero tendrías que haber hablado conmigo antes de empezar!

Streep_ –No ensayar significa estar lista a las 8 de la mañana para empezar a filmar. Me acuerdo que la primera escena que hicimos juntos fue la del desayuno. Y quedó lista para Steven en la primera toma.

Hanks: –No puedo creer que Steven diga que la mejor escena que pudiste hacer fue la primera. Qué hayas sido tan buena a tanta velocidad.

Streep: –¿Por qué no?

Hanks: –Para que todos lo sepan: Steven ama a los actores. Y a todas las personas que participan de una filmación. Siempre los consulta y tiene muy en cuenta lo que sugieren y proponen para cada escena.

Entrevista a Tom Hanks. Por Marcelo Stiletano

03:53
Video

–The Post habla del compromiso del periodismo en defensa de la libertad de expresión frente al poder a partir de hechos ocurridos en 1971 que repercuten muchísimo en la actualidad.

Streep: –El periodismo es el último bastión de la verdad. Es lo que sostiene desde la primera línea todo lo que sabemos acerca de los hechos que ocurren en una sociedad. Confiamos en él como la fuente más creíble frente a los abusos de poder.

Hanks: –Esta ciudad y el estado de Nueva York tuvieron a un gran político, un brillante senador llamado Daniel Moynihan, que dijo una vez que toda persona tiene derecho a expresar su propia opinión, pero no tiene derecho a apropiarse de los hechos para acomodarla a esa opinión. Es lo que estamos viendo ahora, cuando tanto se habla de “hechos alternativos” que no son otra cosa que un rechazo a la verdad. Podemos discutir todo el tiempo de todas las cosas a partir de nuestras propias opiniones, pero nadie puede negar lo evidente: que afuera está nevando. ¡Usted no puede cuestionar el estado del tiempo!

Streep: –Ese mensaje es todavía más peligroso. Con una actitud así lo que se consigue es socavar el significado y el valor que tiene la verdad. Con lo cual terminamos socavando a las instituciones que tratan de defenderla y en las que confiamos.

180130 Tape Pmc Stilettano Spilberg Post

11:46
Video

Hanks: –Lo que la administración Nixon quiso hacer fue silenciar la verdad. Había salido a la luz una larga historia documentada que mostraba cómo las autoridades mintieron respecto de lo que ocurría en Vietnam. Y desinformaban todo el tiempo, porque decían que todo estaba bien.

Streep: –¡Y lo más grave es que todo eso se hizo a lo largo de cinco presidencias!

Hanks: –El gobierno tenía la necesidad de mantener ese estado de cosas, todas esas mentiras, porque si algo de eso salía a la luz los ciudadanos de Estados Unidos se iban a sentir con derecho a preguntarse en qué otro aspecto de la realidad su gobierno les mentía. Y creo que estamos todos de acuerdo en afirmar que la base de la democracia es la verdad, no su contrario. La prensa está para servir a los gobernados y no a los gobiernos, como dijo la Corte Suprema al fallar a favor del Washington Post. Se está menospreciando esta cuestión. Se está menospreciando el valor de esta sentencia. Estados Unidos ya no es Estados Unidos tal como lo conocimos.

Spielberg, Streep y Tom Hanks, en la presentación del film
Spielberg, Streep y Tom Hanks, en la presentación del film Crédito: UIP/Olivier Borde

–¿Cómo se prepararon para interpretar a estas grandes figuras del periodismo?

Streep: – Me guié sobre todo a partir del libro autobiográfico de Graham, que fue como una Biblia para mí. Katharine fue una mujer con mucha clase y también con un gran sentido del humor. Ella aparece perfectamente reflejada en esas memorias, que son de una extraordinaria franqueza. Habla de sus debilidades, de sus metidas de pata y también de su exquisita formación, porque era una mujer de gran clase. Una historia personal es el mejor libro de su tipo que he leído, y no es casual que haya ganado el Pulitzer. Habla de una época verdaderamente transformadora para las mujeres en la historia de Estados Unidos y a la vez muestra una profunda intimidad.

Hanks: – Ben siempre conservó la misma voz. Mantuvo su pensamiento y lo levantó como bandera hasta el final de su vida. Cada mañana antes de entrar al set y empezar a filmar escuchaba un tramo de la entrevista que en 1986 le dio al Poynter Institute, una importante institución de formación de periodistas. Lo más interesante de esa grabación aparece en el momento en el que Bradlee descubre que los funcionarios oficiales también mienten. Y cita el caso de un jefe de policía de su pueblo, cuando él empezaba su carrera en el periodismo, que no decía la verdad frente a un hecho evidente para todos. Es muy interesante la reflexión de Bradlee: el periodista debe tener en claro ante todo cuáles son los hechos de los que habla y tratarlos del mismo modo en que un físico sostiene sus teoremas.

Streep: –Katharine siempre confió en los hombres que la rodearon. Y lo dice en su autobiografía: “En la mayoría de las decisiones que tomé, la confianza de los hombres que estuvieron a mi lado fue decisiva”. Pero la decisión clave de publicar en el Washington Post los papeles del Pentágono fue exclusivamente suya. A partir de allí pudo llevar adelante la tarea de liderar desde el lugar de una mujer una organización periodística tan importante.

Hanks: –Ben y Katharine se complementaron a la perfección. Funcionaron como los integrantes una alianza cada vez más valiosa, en la cual uno podía avanzar y el otro se frenaba de acuerdo a las necesidades. Ben necesitaba una jefa, alguien que pudiese respaldar su decisión y su voluntad de investigar a fondo. Ella fijaba las posturas y él podía sentirse apoyado para encarar su trabajo de investigación y de búsqueda de la verdad. Complementaron sus fortalezas, pero también sus debilidades.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.