Néstor Garay fue un actor excepcional

Triunfó en Italia donde falleció
(0)
17 de mayo de 2003  

La noticia del adiós definitivo de Néstor Garay circuló tardíamente en Roma, su ciudad de adopción. Fue uno de los excepcionales actores extranjeros que alcanzó notoriedad en Italia. De origen argentino, estudió en el legendario Conservatorio Nacional de Arte Dramático, que dirigía Antonio Cunill Cabanellas. Se radicó en Italia antes de ser conocido en su país, y allá trabajó durante más de cuarenta años.

Tuvo destacados desempeños en el teatro peninsular, dirigido por notables régisseurs, de la talla de Giorgio Strehler y Luca Ronconi, quienes le asignaron roles de rango protagónico. Pero ganó reconocimiento popular por su intervención en numerosos films en personajes de relieve, aunque nunca encabezó un reparto como protagonista absoluto. Corpulento, con una máscara privilegiada y de portentoso registro vocal, era el prototipo de ese género de intérpretes tradicionalmente definidos como "característicos".

La robustez de "característico" de Garay se perfiló tempranamente en "Allegro non troppo" (1976), de Bruno Bozzetto, donde componía a un iracundo director de orquesta. Después, en 1978, intervino en una sátira de consumo interno, "La tigre é ancora viva: Sandokan alla riscossa!". También actuó en un recordable film de Luigi Comencini, "Cercasi Gesü" ("Se busca un Jesús", 1982), junto a Beppe Grillo, Maria Schneider y Fernando Rey.

Pero su participación cinematográfica más admirada por la crítica y por sus mismos colegas fue la de "Camere d´albergo" ("Piezas de hotel", 1981), de Mario Monicelli, en la que compartió honores, en un excepcional elenco, con Vittorio Gassman, Monica Vitti y Enrico Montesano. Garay compuso allí, con visos entre dramáticos y grotescos, al furibundo marido de la Vitti, que se lanza -escopeta en mano- a sorprender a su esposa en un hotel, en situación de ambigua infidelidad.

Después de un infarto que sufrió a principios de los años 90, Garay decidió radicarse en la serenidad de Venecia. El deceso de Néstor Garay se produjo el 11 de abril, a los 73 años, pero sólo ahora tuvo difusión. Esta tarde, en la iglesia de los Artistas, de la romana Piazza del Popolo, actores y directores dedicarán un oficio religioso en su memoria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.