Netflix: Una chica fácil muestra una educación sentimental muy vulgar

Una chica fácil, la nueva propuesta de Netflix
Una chica fácil, la nueva propuesta de Netflix
Javier Porta Fouz
(0)
21 de agosto de 2020  • 13:20

Una chica fácil(Une fille facile, Francia/2019). Dirección y guion: Rebecca Zlotowski. Fotografía: Georges Lechaptois. Edición: Géraldine Mangenot. Elenco: Mina Farid, Zahia Dehar, Benoît Magimel, Nuno Lopes, Clotilde Courau, Loubna Abidar, Lakdhar Dridi. Duración: 92 minutos. Disponible en: Netflix.Nuestra opinión: regular.

Una chica fácil hace referencias a Brigitte Bardot y El desprecio de Jean-Luc Godard; esas son algunas de sus ínfulas. Sofia es la prima de Naïma. Naïma tiene 16 años y vive en Cannes. Y Sofia viene a pasar ahí el verano con todas sus cirugías y afeites, viene a ser mirada, observada, deseada por todos y se engancha con un millonario brasileño que tiene un yate. Naïma vive una educación sentimental y también actitudinal y vocacional porque hay otro personaje, el empleado de lujo del señor del yate, el "sensible", el que sabe ver cosas y gentes.

Una chica fácil es vulgar cuando pretende mostrar lujos y sofisticaciones y más vulgar aún cuando exhibe vulgaridades, intenta desplegar diálogos "profundos e interpretables", pero son apenas vacuos y superficiales -como las miradas de todos los personajes menos, claro, la de la sensible protagonista al final- incluso cuando sus máximas aspiraciones son el uso de algunos sustantivos abstractos.

La película misma exhibe sus debilidades y ramplonerías -y su cualidad de explotación- al violar el punto de vista de Naïma con planos "eróticos" que rompen con la focalización del relato, y luego con un resumen del "verano en el que algo se definió" mediante un pegoteo de situaciones ya vistas, para que nos quede todo -lo poco que es ese todo- más claro y con mayor tenor graso.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.