Para el documental Mystify: Michael Hutchence, el cantante de INXS no murió por un juego sexual

A más de 20 años de la muerte del emblemático cantante de INXS, la teoría sobre su muerte parece agrietarse
A más de 20 años de la muerte del emblemático cantante de INXS, la teoría sobre su muerte parece agrietarse
Pablo De Vita
(0)
8 de julio de 2019  • 00:01

KARLOVY VARY (República Checa). -Conocer a Richard Lowenstein es sumergirse en imágenes que entrecruzan a U2, The Church y Pete Townshend, entre otros. Aunque, en realidad, dar con uno de los realizadores de videoclips más importantes de todos los tiempos es toparse con la silueta de Michael Hutchence como líder de INXS. Para ellos construyó buena parte de su mundo visual, desde "Burn Of You" (1984) hasta "Cut Your Roses Down" (1993), pasando por clásicos absolutos como los clips de "Need You Tonight", "Suicide Blonde", "By My Side" e incluso dos rodados en Praga en tiempos del comunismo: "Never Tear Us Apart" (con sus postales del Puente de Carlos y el cementerio judío de Josefov) y "New Sensation" (rodado en el bello edificio de la Obecni Dum de esa ciudad).

Por eso, volver a la República Checa para Lowenstein es una grata experiencia que aquí concreta de la mano del Festival de Cine de Karlovy Vary, donde proyectó a sala llena su documental, para el cual con solo el título huelgan las explicaciones: Mystify: Michael Hutchence. El 22 de noviembre de 1997 Hutchence moría en la habitación 524 del Ritz Carlton Hotel de Sídney y la prensa comenzaría a hablar de una muerte por ahorcamiento durante un juego sexual sadomasoquista. Al respecto, Lowenstein es concluyente: "Tuve acceso a la autopsia y revela que no existió ningún juego sexual", confirma en diálogo con la nacion.

-¿Cuánto tiempo le llevó hacer el documental?

-La primera entrevista la hice en 2009 con Bono, de U2, cuando pasó por Melbourne durante una gira. Tengo una productora en esa ciudad y trasladé mi equipo al lugar de filmación, que era en la misma ciudad. Eso me permitió llevar una cámara y un sonido apropiados, y eso quedó muy bien. Pero en realidad yo estaba haciendo una investigación, porque pensé que iba a hacer un drama de ficción, no un documental. Cuando hice esa entrevista con Bono me di cuenta de que debía hacer otras más y entrevisté con la misma intensidad a los integrantes de INXS y al manager de la banda.

-¿Cuándo el proyecto de ficción de la vida de Hutchence se convirtió en un documental?

-Cuando estaba trabajando yo no era consciente sobre lo que estaba haciendo, hasta que se cruzó en mi camino un CEO de la Australian Broadcasting Corporation y me dijo: "¿Por qué no haces un documental sobre Michael?". Y así comenzó todo. Entonces tuvimos que buscar financiación, conseguimos un productor inglés y fondos del gobierno y todo eso nos permitió poder rodarla. Fue un largo camino de cuatro años para conseguir financiación y tres para hacer la película. Dejé 500 horas de material considerando las entrevistas, el frondoso material de archivo, el material fotográfico y las filmaciones que Michael hacía todo el tiempo. Solo con un entrevistado era mucho tiempo, porque desde que llegaba la persona y decía "¡hola!" me llevaba cinco horas de entrevista. Una hora se iba solo en conocer a la persona, luego venía la clásica: "¿Cómo conociste a Michael?", y después venían las lágrimas. Fue todo un tema.

-¿Alguien no quiso dar su testimonio?

-En realidad, no. Solo Helena Christensen fue la más difícil de entrevistar, pero nosotros teníamos un acuerdo, porque nos conocíamos de los tiempos en los que ella era la novia de Michael, y este era que ella iba a hablar hasta donde quisiera. Pero me pareció lo más comprensible, porque estuvo en el momento del accidente que cambió la vida de Michael para siempre. Pero la mayoría confió en mí, porque con todo lo que yo sabía de los años de INXS nunca fui a los medios y nunca dije nada inapropiado, lo que ayudó a que dieran el testimonio. Un manager tampoco quiso hablar, intenté convencerlo, pero no quiso, y me pareció apropiado, porque su testimonio también significaba exponer a la banda en la historia.

-Su documental sostiene que Michael Hutchence no se suicidó en medio de juegos sexuales de carácter sadomasoquista. ¿Cómo arribó a esa conclusión?

-Llegué a esa conclusión por mí mismo, porque conocía a Michael muy bien, conocí a sus novias, y además porque pude acceder a la autopsia. No estoy de acuerdo con la teoría de que se ahorcó por un juego sexual porque entrevisté a muchas de sus compañeras y me confiaron su intimidad. Todas dijeron que le encantaba dar placer y que no había nada de ese tipo de juegos peligrosos y que era un gran amante. Veinte años después, cuando decido hacer la película, llamo a un periodista en Londres que tenía la autopsia. Yo quise buscar la causa de lo que pasó y tuve acceso a la autopsia, y revela que no existió ningún juego sexual, sino un daño en una zona del cerebro.

El director Richard Lowenstein y Michael Hutchence, en los comienzos de la alianza entre INXS y el realizador de videoclips
El director Richard Lowenstein y Michael Hutchence, en los comienzos de la alianza entre INXS y el realizador de videoclips

-¿Cómo es eso?

-Mi conclusión es que fue, en efecto, un suicidio, pero porque tenía el cerebro dañado. Nadie se dio cuenta de ese daño. Michael tendría que haber hecho un tratamiento psicológico con supervisión y medicación. A eso le sumamos que estaba borracho y sin dormir. Además existe una llamada que le hace a Paula Yates veinte minutos antes, en la que le pide ayuda y que esté con él porque se siente solo, y eso no tiene nada que ver con un juego sexual. Además, con la autopsia consulté a un psicólogo experto en Sídney, que fue concluyente respecto de que no existe evidencia de un juego sexual ni nada parecido, sino del daño en el lóbulo frontal a causa del accidente que había sufrido años atrás y que le había hecho perder el sentido del gusto.

-¿Cómo era trabajar en un videoclip de INXS? ¿Michael ponía condiciones?

-Recuerdo que tenía completa libertad cuando trabajaba con él, no tenía ningún manager que me dijera qué hacer. Venía Michael y me decía: "Esta es la canción, haz lo que quieras hacer". Hicimos "Need You Tonight", que fue número uno absoluto. Me pidieron otros videos, pero yo vivía en Praga entonces y el manager no tenía idea de dónde quedaba Praga y mucho menos de que era en un país comunista: "No podemos ir a un país comunista a hacer rock, ¿quieres que acabemos todos presos?", me dijo. Pero fue mi decisión mantenerme firme y Michael me apoyó muchísimo en eso.

-La película tiene una ambivalencia entre el fervor y la nostalgia. ¿Fue un efecto buscado?

-Fuimos muy autocríticos mientras la hacíamos, pero queríamos hacer una película desde la intimidad de Michael y que fuera hecha por gente que realmente lo conoció de manera personal. Mi plan era que, al verla, la gente sienta que está hablando íntimamente con Michael, y me ayudó mucho todo el material de cámara que él mismo rodaba domésticamente.

-¿Qué piensa del nuevo cantante de INXS? ¿Es posible reemplazar a Michael?

-Es imposible reemplazar a Michael, no estoy para nada a favor. Si Michael regresara y viera que alguien lo está reemplazando, entraría en shock. Pienso que lo más acertado hubiese sido cambiarle el nombre a la banda. Honestamente, creo que es todo una cuestión de dinero.ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.