"Potestad" llega al cine

El clásico de Eduardo Pavlovsky, en una novedosa versión
(0)
7 de mayo de 2003  

A casi veinte años de su estreno teatral, la obra "Potestad", de Eduardo "Tato" Pavlovsky, llegará mañana a los cines convertida en un film dirigido por Luis César D´Angiolillo e interpretado por el propio Pavlovsky acompañado por Noemí Frenkel, Lorenzo Quinteros, Luis Machín y Martín Adjemián.

Pavlovsky, ampliamente reconocido y respetado por su prolífica carrera de autor teatral y actor, por su trayectoria como médico psicoterapeuta y como nombre destacado entre las personalidades de la cultura argentina más progresista y comprometida, recuerda cómo "Potestad" saltó del escenario a la pantalla grande.

"Cuando estrené esta pieza -explica durante un diálogo con LA NACION- se me acercó D´Angiolillo y me propuso adaptar "Potestad" al cine... En un principio la idea me pareció bastante delirante y preferí dar un paso al costado en ese proyecto... Pero D´Angiolillo es, por suerte, insistente, y bastante tiempo después tuvimos otras charlas al respecto en las que yo puse, como condición, no escribir el guión del film, aunque sí protagonizarlo".

-Finalmente el guión lo realizaron D´Angiolillo y Ariel "Roli" Sienra. ¿Qué pensó usted cuando se lo dieron a leer?

-Me pareció excelente, ya que el trabajo no era fácil, pues "Potestad", como obra teatral, es un monólogo fragmentado y distorsionado en torno de un hombre torturado por sus recuerdos que necesita ordenar su micromundo caótico que develará una realidad insospechada.

-¿Por qué se negó a escribir usted el guión?

-Simplemente porque yo no me considero un hombre de cine y me era muy difícil trasladar a imágenes a ese personaje abrumado por sus recuerdos que es el protagonista. Además, no deseaba traicionar el espíritu de la obra y me negaba a correr el riesgo de que "Potestad" perdiese el clima que yo había imaginado para el escenario. Cuando D´Angiolillo me presentó el guión, no dudé de que en él estaba mi obra, tal como yo la había concebido.

El actor y la orfandad

Pavlovsky es remiso a integrar a "Potestad" dentro de algún calificativo de género. "Creo que la obra, y ahora la película -dice- obliga al espectador a abandonarse al criterio con que se presenta la narración, fragmento tras fragmento, con un orden aparentemente casual y, en realidad, dominado por la lógica de las emociones. Yo diría que "Potestad" es, fundamentalmente, una verdad vinculada directamente con el origen del dolor del protagonista".

El aporte de Frenkel

Noemí Frenkel, que comenzó en el cine con "Asesinato en el Senado de la Nación" y entre su filmografía se destaca "Ultimas imágenes del naufragio", por cuyo trabajo ganó un Cóndor de Plata de los cronistas de cine y un galardón en el Festival de La Habana, sintetiza su opinión acerca de "Potestad": "La historia está dentro de ese tipo de entramados con los que me vinculo con pasión y sin esfuerzo. Me sentí muy cómoda en ese papel de madre que esconde un secreto y, al mismo tiempo, ofrece toda la calidez posible a su hija. Lamentablemente yo no vi "Potestad" en el teatro, pero conozco sobradamente la trayectoria artística de Pavlovsky y trabajar a su lado fue un constante aprendizaje".

"Recuerdo que "Potestad" -interviene Pavlovsky- la escribí en cuarenta minutos. De pronto me surgió la idea de cómo sería ponerse en la cabeza de un represor de los años de plomo de la Argentina y estalló la idea que quedó plasmada en el escenario... Creo que todo monstruo es muy cercano a uno, y sin duda "Potestad" testifica este pensamiento".

Apunta que "siempre el actor vive en la más grande orfandad, y mi tarea dentro de la psicología no ayudó ni ayuda en nada a mi trabajo como dramaturgo y como actor. Casi te diría que fue todo lo opuesto. A veces me preguntan por qué no trabajo más en el cine, y mi respuesta es simple: porque no tengo tiempo, porque mis clases, mis seminarios y mis pacientes se anteponen a los largos horarios de rodaje... Con "Potestad" hice una excepción porque creo que tanto D´Angiolillo como el guión se merecían este esfuerzo... Ahora debemos esperar el resultado del público, que es el que dará la respuesta final a nuestro esfuerzo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.