Sammaritano fue un pionero

Dirige una biblioteca repleta de tesoros por redescubrir Núcleo, la institución que fundó hace 40 años, dio origen a varias de las primeras revistas Para exquisitos, Flashback, de Edgardo Cozarinsky y Alberto Tabbia
(0)
18 de diciembre de 2001  

En la memoria de Salvador Sammaritano se guardan algunos momentos fundamentales de la mejor historia de las revistas de cine en la Argentina. Como varias de las publicaciones pioneras, Tiempo de cine (que apareció entre 1960 y 1968) surgió de la actividad cineclubística y en particular de Núcleo, la institución que Sammaritano fundó hace más de 40 años y hoy se encuentra en plena actividad.

"Tiempo de Cine se inspiró en revistas europeas como Sight and Sound y nació con el propósito de abrir caminos, revisar el pasado y tratar la actualidad. Nadie se olvida de ella e incluso en la actualidad hay profesores en distintas carreras de cine que mandan a los alumnos a analizar temas que aparecieron en la revista", recuerda Sammaritano, que fue secretario de redacción de esa publicación.

Varios números de Tiempo de Cine se guardan en la biblioteca de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, dependiente del Instituto Nacional de Cine, y que tiene al propio Sammaritano como director. Allí, en la esquina de Moreno y Salta, el lector puede redescubrir en esos ejemplares textos de Agustín Mahieu, Ernesto Schoo, Homero Alsina Thevenet o Víctor Iturralde. Enrique Raab hacía traducciones, Quino se ocupaba del humor y las completísimas fichas técnicas estaban a cargo de Héctor Vena. "Y como si todo esto fuera poco, Rogelio Polesello diagramó los dos primeros números", acota Sammaritano. Entre 1951 y 1957, otra publicación también ligada al quehacer cineclubístico y no menos prestigiosa, Gente de Cine, abrió caminos en una historia iniciada muchos años atrás por el recordado Manuel Peña Rodríguez, crítico y periodista de LA NACION.

En Gente de Cine, junto a Rolando Fustiñana (Roland) pasaron firmas tan destacadas como las de Carlos Burone, Jorge Miguel Couselo y Edmundo Eichelbaum.

Los memoriosos e historiadores también recuerdan, a partir de los años 60, otras publicaciones por lo general de paso tan fugaz, pero en algunos casos con significativos aportes en materia de críticas, tendencias y puntos de vista: Flashback (dirigida por Edgardo Cozarinsky y el talentoso periodista cultural, fallecido hace algunos años, Alberto Tabbia, con apenas dos números entre 1960 y 1961), Contracampo, Cuadernos de Cine, Cinecrítica, Cine Libre (surgida en 1984 con la dirección de Mario Sabato), Obsesiones y La Vereda de Enfrente.

"Más allá de la opinión que tenga sobre algunas de las revistas actuales, realmente me alegra que en este momento haya tantas. Yo mismo critiqué mucho a El Amante y los muchachos que la hacen lo saben, pero quisiera que sigan haciéndola siempre", concluye Sammaritano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.