Suscriptor digital

Seis escenas de películas que fueron muy difíciles de rodar

Demi Moore y Patrick Swayze sufrieron mucho al momento de filmar uno de los momentos más íntimos y recordados de Ghost, la sombra del amor
Demi Moore y Patrick Swayze sufrieron mucho al momento de filmar uno de los momentos más íntimos y recordados de Ghost, la sombra del amor Fuente: Archivo
Antonela Minniti
(0)
16 de febrero de 2019  • 00:23

Filmar una película nunca es una tarea sencilla: cada largometraje que disfrutamos requiere de meses de preparación, rodaje y post producción. Sin embargo, dejando de lado la complejidad lógica que implica una filmación en sí misma, hay ciertas escenas que requieren de un esfuerzo extra.

Ya sea por una cuestión técnica, física o emocional, ciertos momentos de las películas que solemos disfrutar han sido todo un desafío para los actores, el director y el equipo de producción. En esta nota, te contamos como se gestaron seis de las escenas más difíciles de rodar de la historia del cine.

Kill Bill: Volumen I (2003)

Los 88 locos en Kill Bill - Fuente: YouTube

05:32
Video

La película de Quentin Tarantino presenta muchas escenas en donde las artes marciales son protagonistas, sin embargo hay una en particular que fue muy difícil de rodar. Se trata de la pelea que el personaje de Uma Thurman ("La novia") tiene con 88 guerreros japoneses, todo un desafío para el equipo del film.

Al rodar un largometraje, los enfrentamientos siempre están coreografiados, por lo que demoran mucho tiempo de práctica y trabajo. En este caso, con tantos miembros del elenco participando del mismo, la complejidad aumentaba. Coordinar el trabajo de 88 personas al mismo tiempo requirió mucha paciencia y largas jornadas de grabación, ya que la lucha se fue grabando en etapas.

Titanic (1997)

Titanic y las complicaciones de filmar en el agua

01:56
Video

Titanic fue sin lugar a dudas una de las películas más taquilleras de los 90, y es de público conocimiento que su filmación no fue nada fácil. Una de las cosas más difíciles que tuvieron que enfrentar los actores fueron las escenas en el agua.

En el set había un gran tanque con agua helada en donde los miembros del elenco debían sumergirse durante horas. La mayoría llevaba bajo su ropa trajes de neoprene, pero Kate Winslet se negó a ponerse uno para que sus tomas parecieran más reales. Finalmente, la actriz terminó con neumonía.

Como si esto fuese poco, Winslet casi se ahoga cuando su saco quedó atorado con una puerta, causando que se sumergiera por completo bajo el agua sin poder desprenderse del mismo.

Las escenas eran tan complejas de filmar que varios actores resultaron heridos y algunos casi pierden la vida en el set, especialmente durante la escena en la que se hunde el barco.

Ghost, la sombra del amor (1990)

Ghost, la sombra del amor y la escena más recordada de la película

04:32
Video

Algunas escenas son difíciles por su complejidad técnica, mientras que otras resultan complicadas por su carga emocional. Ese es el caso de Ghost, la sombra del amor, en donde Demi Moore y Patrick Swayze tuvieron que grabar una toma de sexo que les costó mucho afrontar.

Se trata de la famosa escena en donde ella se encuentra haciendo un jarrón de cerámica y consigue conectarse emocionalmente con su fallecido marido. "Sentimos que éramos dos adolescentes en la primera cita", le contó la actriz a la revista People. "Teníamos que actuar como que nos conocíamos y estábamos cómodos el uno con el otro, pero no era así. Había muchos brazos en movimiento, su cara estaba completamente roja y yo no paraba de repetirle, 'por favor que no se me vean los senos'. Él estaba atento a eso, si veía que mi camisa se subía demasiado la bajaba y era raro hasta que los dos admitimos que estábamos muy nerviosos y odiábamos eso. A partir de ahí mejoró un poco todo".

El renacido (2015)

El rodaje de El renacido, una experiencia inolvidable para Leonardo DiCaprio - Fuente: YouTube

02:57
Video

Su actuación en esta película llevó a Leonardo DiCaprio a ganar un esperadísimo premio Oscar, pero conseguirlo no fue nada fácil para él. Según describió en varias oportunidades, este fue el papel más difícil de su carrera. "Durante una de las escenas hacía -40 grados. En ese momento no podíamos abrir bien los ojos y nuestros dedos se pegaban", contó el actor.

Uno de los momentos más complicados de la grabación fue cuando tenía que pretender comer un hígado crudo para sobrevivir. Inicialmente le dieron uno de mentira para evitar que ingiriera carne cruda, sin embargo, para el actor la escena parecía demasiado falsa. "No sangraba de la manera correcta cuando lo mordía por lo que decidimos grabarla con uno de verdad. La peor parte es la membrana que lo recubre, es como un globo y cuándo la mordés se queda en tu boca", recordó DiCaprio.

Luces de la ciudad (1931)

City Lights tuvo una escena que fue rodada 342 veces

02:41
Video

La película de Charlie Chaplin, estrenada en 1931, parece a simple vista un film que se realizó sin ningún tipo de complejidad. Sin embargo, la grabación del largometraje llevó dos años, y hay una escena en particular, que tuvieron que rodar 342 veces.

Debido a las limitaciones técnicas de ese momento, algo que hoy se haría en un abrir y cerrar de ojos terminó siendo un dolor de cabeza para el equipo de producción. Se trata de la toma en donde Virginia Cherril, quien interpreta a una vendedora de flores ciega, le hace al personaje de Chaplin una simple pregunta: "¿Flores señor?". Debido a la obsesión del actor y director por que se comprendiera que la joven creía que estaba frente a un millonario en lugar de un vagabundo, tuvieron que repetir la acción una y otra vez hasta dejarlo completamente conforme.

Robocop (1987)

Robocop: estar en el cuerpo de un robot no es para cualquiera

03:03
Video

En el film, Robocop es un cyborg que tiene la capacidad de hacer el trabajo de muchos policías juntos, pero en la vida real es nada más y nada menos que Peter Weller en un traje que dificultaba la visión, el movimiento y la audición. El actor tardó tres días en poder caminar con la armadura del personaje. Además, lo que veía con el casco puesto era tan limitado que tenían que guiarlo todos los días para que pueda moverse por el set.

Una de las escenas más difíciles de rodar dura tan solo un instante durante la película, sin embargo, llevó todo un día de grabación lograrla. Se trata del momento en el que Robocop ataja un juego de llaves en el aire. Debido a que Weller apenas podía ver con el traje puesto, y su movilidad era reducida, esta simple acción demoró mucho más de lo esperado. Fueron muchas horas de repetición hasta que lograron que el atajar las llaves parezca algo natural y no una torpeza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?