Ben-hur es un film moroso, solemne y cercano al sermón