Cuando Buenos Aires era una ciudad en estado de paranoia constante