Sorpresa en Plaza San Martín. Cuando los zombis tomaron Retiro