Danza en Proa: El regreso del cuerpo al espacio