Los últimos pasos de la bailarina uruguaya María Riccetto

María Riccetto
María Riccetto Crédito: BNS
Manon será el final de una carrera con brillo internacional
Constanza Bertolini
(0)
9 de abril de 2019  

Como Julio Bocca o Paloma Herrera , la bailarina María Riccetto hizo los picos más altos de su carrera internacional en el American Ballet de Nueva York. Así fue hasta que, en 2013, el mismísimo Bocca, entonces exitoso director del Ballet del Sodre de Uruguay, la tentó para que volviera al Río de la Plata y se incorporara a la compañía oficial de su país, del que había estado lejos por quince años. En 2017, obtuvo -de forma compartida con la argentina Ludmila Pagliero - el premio Benois de la Danse a la mejor bailarina, y entonces el Río de la Plata la celebró como un gol mundialista de la Celeste. Porque, sí, es cierto que además de una excelente bailarina y un personaje público Riccetto es hoy un ídolo nacional.

Por eso se entiende el clima de ebullición que hay alrededor del anuncio que se oficializará mañana en el auditorio donde trabaja el BNS en Montevideo. Con 39 años, y siguiendo aquella regla no escrita que dice que los bailarines clásicos se sacan las zapatillas en su mejor momento al cumplir las cuatro décadas, Riccetto confirmará que se retirará de los escenarios con el último título de la temporada, Manon, una de esas obras que son sinónimo de madurez artística y que -paradójicamente- le llega a ella por primera vez. Como un último deseo. Con ese espectáculo en cartel, del 12 al 28 de diciembre, se cerrará el año del Ballet del Sodre, el segundo a cargo del español Igor Yebra como director. Sin embargo, el público espera verla antes en las funciones que vienen de aquí hasta allá -en mayo, en La Sylphide, por ejemplo-, máxime después de su ausencia el mes pasado en Carmina Burana, por una inoportuna lesión.

Con estudio de danzas con nombre propio, a la vez que diversificó su carrera con emprendimientos como su propia fragancia de perfumería, María Riccetto merecerá una segunda despedida después del Sodre en el estadio Antel Arena de Montevideo. Y en eso trabaja Julio Bocca, que dirigirá la gala, aunque fiel a su estilo todavía guarda los detalles del homenaje que prepara bajo siete llaves, con la garantía de saberse un especialista en lograr popularidad con calidad. Si Riccetto había visto a Bocca despedirse, ahora la velada será en espejo. La relación entre ambos, nacida en Nueva York y afianzada en Montevideo, seguirá con sus complicidades hasta el último día.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.