Diego Reinhold: "Odio la idea de 'la cultura del trabajo'"

Altruista y preocupado por la sociedad, el comediante colabora con una ONG, tiene un hogar para niños pequeños y hace descostillar de risa al público con su nuevo show de humor, en La Plaza
Altruista y preocupado por la sociedad, el comediante colabora con una ONG, tiene un hogar para niños pequeños y hace descostillar de risa al público con su nuevo show de humor, en La Plaza Crédito: Santiago Cichero/AFV
Alejandro Lingenti
(0)
23 de junio de 2019  

"Decís unipersonal y automáticamente todos piensan en un stand up. Pero este espectáculo es otra cosa. Tiene música, monólogos, números de baile, interacción multimedia... No sé cómo definirlo exactamente, pero sí sé que tiene mi propio estilo", dice Diego Reinhold . Habla de Diego Reinhold Comedy Show, especie de grandes éxitos de su carrera como comediante que abarca todo su mundo, "incluso el onírico", aclara él, y con el que retorna a la calle Corrientes. Con dirección del macoco Daniel Casablanca, hace funciones los viernes a la medianoche en el Paseo La Plaza.

Locuaz e inquieto, Reinhold conversa con una energía parecida a la que despliega habitualmente sobre el escenario. Vuelve más de una vez sobre lo que dijo para recalcular, y en algún momento de la charla pide un break para pensar y después remata con una humorada: "Hagamos todo de nuevo, estoy en desacuerdo con todo lo que dije hasta acá".

Los temas sobre los que pone la lupa son variados y están reflejados críticamente en su show: "Me río de la manera en la que vivimos hoy los seres humanos, de la construcción de un sistema que nos obliga a trabajar para comer, como si fuéramos esclavos. Odio la idea de 'la cultura del trabajo', pero la verdad es que no estoy en condiciones de hacer algo relacionado directamente con la política. Lo intenté y no me fue bien".

No estoy en condiciones de hacer algo relacionado directamente con la política
Diego Reinhold

En términos de política, justamente, Reinhold sostiene que "la discusión y la disputa, que hoy son tan vapuleadas, son buenos caminos para pensar". Y pone en cuestión el lugar común de los "modelos" que la Argentina debería seguir: "Hay gente que habla de países 'normales' para referirse a los que someten a otros sin ningún remordimiento -remarca-. ¡Hay que darse cuenta de que estamos al borde de una catástrofe ambiental! Vamos a tener problemas serios muy pronto. Se está yendo todo a la mierda y hay un grado de inconsciencia absoluta al respecto".

Hace años que el comediante colabora con la ONG Conceptos Sencillos, que ayuda a niños de la primera infancia, una manera de involucrarse con la realidad que lo rodea. "Empecé con ellos en un momento en el que mi carrera había explotado, así que aprovechamos bien esa circunstancia -explica-. Pasamos por momentos de todo tipo, maravillosos y difíciles, pero acá estamos, convencidos de lo que buscamos. Hay un montón de gente que pasa situaciones críticas en la Argentina, no solo los niños: mujeres solteras con hijos, personas alojadas en refugios, ancianos...". Es una actividad para la que siempre se reserva un tiempo, aun con una agenda apretada. "Igual, son muy pocas las cosas que hago y considero como 'trabajo'. Me deslomo, me siento totalmente absorbido, me paso de la raya más de una vez, pero me cuesta llamarles trabajo a mis cosas. Son mis creaciones, lo que tengo ganas de hacer. De hecho, soy un activista en contra del trabajo. Me gusta mucho la idea de una renta básica universal".

En esa línea, Reinhold cree que "la idea del activo y el pasivo es una barbaridad, un delirio". E insiste con sus cuestionamientos a la cultura del trabajo: "Si estás vivo, sos activo. Ya está. ¿Qué significa ser pasivo? Salvo que hablemos exclusivamente de 'activos' para un sistema de producción que no nos pertenece. Algunos de los que aseguran que el trabajo dignifica son cínicos o ignorantes. No creo que un call center dignifique". Entre las muchas acciones que sigue está la de generar shows a beneficio de su hogar de niños, Mariposa. Mañana, a las 20.30, en Siranush hará un stand up a beneficio con primeras figuras como el Chino Amado, Ezequiel Campa, Luis Rubio, la Señorita Bimbo y Natalia Carulias.

También se declara enemigo del purismo, al que relaciona con la hipocresía. "Es muy complicado ser coherente. Yo veo que se les pide transparencia a los demás, pero casi nadie se hace cargo de sus contradicciones. La culpa siempre es del otro. Hay una especie de configuración reptil en los humanos, algo que desnuda nuestra peor faceta. Pero también hay pulsiones de la sociedad hacia la igualdad. Eso es el feminismo, una pulsión para igualar, como lo fueron el cristianismo, el comunismo y el hippismo. O el veganismo, incluso. Ojo, toda acción genera una reacción. Después de la pulsión igualadora seguro que viene una represión feroz", advierte.

Es el momento para que las mujeres reclamen, protesten
Diego Reinhold

En relación con el feminismo, Reinhold agrega que como varón hoy se siente obligado a entender cada reclamo: "Esta corriente tan poderosa es fruto de una situación social muy concreta. Es el momento para que las mujeres reclamen, protesten. No podés pedirles ecuanimidad y equilibrio a todas las discusiones porque estás en otro momento. Se soltó un resorte y está yendo para un lado con mucha fuerza. Bueno, hay que bancársela. Lo bueno es que en muchos aspectos estamos mejor. Yo crecí en un mundo en el que a mi mamá no la dejaron estudiar y Mariano Grondona decía en la televisión que ser puto era una enfermedad".

Cuestiones de género

Al margen del trabajo para su propio espectáculo, Diego Reinhold se hizo cargo de otro, la dirección de Histerotipos. Sexo, citas y clonazepam, obra de Claudia Morales, protagonizada por Anita Martínez, que se estrenará el jueves próximo en el Teatro Regina. "Anita es una bestia arriba del escenario -opina Reinhold entusiasmado-. Tiene una enorme capacidad expresiva, y su análisis acerca de los diferentes tipos de varones es muy refinado, muy gracioso. La gente va a estallar de risa. Es algo que ella tenía bastante armado, yo vine a darle un nuevo encuadre para que brille aún más".

Ganador de unos cuantos premios a lo largo de su carrera (ACE, Clarín, Estrella de Mar, Konex), Reinhold también tiene algo para señalar en torno a las categorías que hoy siguen vigentes: "No puedo creer que sigan existiendo 'mejor actor' y 'mejor actriz'. Y el transformista va en la categoría actriz, además... Estamos todos locos, ¿qué están diciendo? No es más difícil actuar si sos mujer que hombre, o viceversa. Es ridículo que exista esa división. Me acuerdo de que Hugo Midón se enojaba porque lo ponían en la categoría infantil, cuando él laburaba cada espectáculo a nivel mega y conseguís mejores resultados que muchos musicales 'para adultos'. ¿Alguien que trabaja en un espectáculo para niños solo puede ganar como ?mejor actuación" en la categoría infantil? ¿No se dan cuenta de que no tiene sentido?".

Reinhold Comedy Show

Viernes, a la medianoche.

Paseo La Plaza, Corrientes 1660.

Stand up a beneficio

Lunes, a las 20.30.

Siranush, Armenia 1353.

Entradas, ShowTicket y Siranush.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.