El caótico casting de Andrew Lincoln para sumarse a The Walking Dead

Algo totalmente inesperado pasó en la prueba del actor para convertirse en Rick Grimes
(0)
16 de septiembre de 2015  • 00:36

Andrew Lincoln sopló ayer 42 velitas y tuvo varios motivos para festejar: su personaje de Rick en The Walking Dead es uno de los grandes héroes de la televisión actual, y su permanencia en la pantalla chica está garantizada por varias temporadas más. Pero no todo fue fácil para este actor, y de hecho, estuvo cerca de hacer uno de los castings más desastrosos de la historia.

En una entrevista con The Hollywood Reporter, el actor británico confesó que jamás pensó que podría obtener el papel de Rick teniendo en cuenta lo caótico que fue su casting. Frank Darabont, director del episodio piloto y productor de la serie, lo citó para tomarle una prueba. El aterrizó en los Estados Unidos e inmediatamente se presentó para hacer una escena junto a Jon Bernthal (Shane) y Lennie James (Morgan), quienes ya habían sido confirmadas para sus roles.

La escena que el actor debía representar es la del primer episodio cuando en medio de un tiroteo es herido de gravedad. Luchando contra el jet lag -resultado del viaje relámpago que había hecho desde Inglaterra- y tratando de evitar la emoción que le suponía saber que en su país lo esperaba un hijo recién nacido, Andrew se metió en la piel de Rick dispuesto a dejarlo todo con tal de conseguir el personaje, pero en medio de la prueba comenzó a sentir un ruido de lo más perturbador: " Seguía escuchando ese sonido y pensaba que era el motor de un auto. Cuando miro bien, me doy cuenta que uno de los perros de Jon se había quedado dormido y estaba roncando justo en el medio de la toma y fue ahí que pensé ´jamás voy a obtener este trabajo´". Afortunadamente eso no sucedió y, al poco tiempo, recibió la noticia de que el papel era suyo.

De Yapa: otro actor que casi se queda afuera...

Otra gran historia del casting de The Walking Dead es la de Norman Reedus. Al parecer, Reedus viajó a Los Angeles para audicionar por el papel de Merle Dixon, personaje que interpretó Michael Rooker. Reedus leyó varias escenas aún sabiendo que Rooker era el candidato más fuerte, pero pensaba que quizá el actor estaba enfermo o que por algún motivo se terminaría bajando de la serie. Luego de un segundo casting para ese personaje, Norman se fue de paseo y a los pocos minutos recibió la llamada del propio Darabont diciéndole que habían creado un personaje nuevo exclusivamente para él. En ese momento y, casi de casualidad, terminó naciendo Daryl, uno de los antihéroes más populares de The Walking Dead.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.