El libro de la vida

Tradición mexicana y almas animadas
Javier Porta Fouz
(0)
16 de octubre de 2014  

Ficha técnica: El libro de la vida(The Book of Life, Estados Unidos, 2014) / Dirección: Jorge R. Gutiérrez / Guión: Jorge R. Gutiérrez, Douglas Langdale / Edición: Steven Liu, Ahren Shaw / Música: Gustavo Santaolalla / Distribuidora: Fox / Duración: 95 minutos / Calificación: apta para todo público / Nuestra opinión: muy buena.

Una película verdaderamente animada: no sólo por sus técnicas de animación sino además porque está llena de ánimas (almas). Una película que hace de las tradiciones mexicanas su centro para, a partir de ahí, apuntar al modo mainstream de la aventura para todo público. Una película que ofrece un despliegue visual impactante y un menú de canciones no menos atractivo (más el agregado de la música del argentino -o argenmex- Gustavo Santaolalla). Una película grande, una verdadera presentación global de cultura mexicana en envase de Hollywood. No es casualidad que los afiches lleven como sponsor la marca oficial de turismo "Visite México". A partir de todo lo antedicho, El libro de la vida podía ser un gran fiasco, una película hecha para que unos cuantos personajes gritaran "¡Qué viva México!" mientras se sucedían unas peripecias ruidosas y superficiales. Había miedo de nacionalismo declamatorio en envase grande. Pero no, el director y guionista Jorge Gutiérrez (El Tigre: las aventuras de Manny Rivera, por Nickelodeon) y el productor Guillermo del Toro demuestran un cariño múltiple: por sus personajes, por su acervo mexicano, por la noble tradición cinematográfica de la narración fluida, por el poder de lo maravilloso, por la abundancia de pasiones y de humores.

El libro de la vida enmarca el relato -mítico-, de Manolo, María y Joaquín en una narración que se origina en una visita al museo por parte de unos niños que no parecen fáciles de seducir. Pero en cuanto la guía los tienta con lo oculto -lo tenebroso-, lo divertido y, sobre todo, con lo colorido y con la empatía, no pueden hacer otra cosa más que escuchar. Lo mismo nos pasa a los espectadores, que vemos una explosión de colores digna de las dulcerías mexicanas un Día de muertos (la jornada clave de la película), una sucesión de de arquitecturas y paisajes asombrosos (el pueblo de San Ángel y los diversos "más allá"), y disputas amorosas bordadas por temas como la verdadera valentía, el honor, el talento, el lugar de la mujer y los mandatos familiares.

El libro de la vida avanza a gran velocidad, con muchos momentos de humor y unos cuantos de dolor, mientras sentimos avidez porque todos estos personajes encuentren el mejor destino posible (la indómita María recuerda a la deliciosa Meg de la un tanto olvidada Hércules, de Disney de 1997). Hay muchas canciones (de Mumford & Sons, de Elvis y de otros, y también Cielito lindo), hay animación diferenciada para el relato dentro del relato -o sea el principal-, que presenta personajes con goznes de marioneta de madera en una fantasía desbordante al estilo de El extraño mundo de Jack, y hay un relato fluido que, lamentablemente, desde la mitad se empantana con conflictos más adocenados para poder llegar a la resolución. Sin esa caída energética -debida a una reorganización tardía de la aventura en función de unir los mundos de los vivos y los muertos, quizá por abarcar demasiado- que le resta cohesión, estaríamos hablando de uno de los mejores estrenos de esta temporada. De todos modos, el último lanzamiento animado así de sorprendente y estimulante había sido Frozen.

http://guia.lanacion.com.ar/cine/pelicula/el-libro-de-la-vida-pe5912

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.