El Pastor Giménez se defendió de las acusaciones en su contra

El Pastor Giménez dio su versión tras la polémica generada este martes
El Pastor Giménez dio su versión tras la polémica generada este martes Fuente: LA NACION
(0)
18 de marzo de 2020  • 14:59

Este martes empezó a circulas en las redes sociales un video sobre el Pastor Giménez en su templo La cumbre mundial de los milagros, en Balvanera.

"El pastor me va a ungir con alcohol en gel con nardo puro. ¿Qué voy a poner en tu mano?", pregunta Giménez en la misa esperando la respuesta a coro de sus creyentes. Y enseguida continúa con su discurso: "Hermano, y vas a estar listo para vencer la crisis, vencer al coronavirus y vamos a vencer la misma muerte. ¿Tu lo crees?".

Minutos después, la sospechas de que el pastor estaría lucrando con la enfermedad y con los que menos tienen surgió cuando aseguró que no tenía producto para todos; poniéndole un precio para los que quieran obtener alguno. "Me gustaría poder conseguir alcohol en gel para todos ustedes. Tengo para poner en las manos de todos ustedes pero tengo solo doce. Yo quiero que esos doce representen a tu familia, a tu barrio, y que a los que puedan hacer un pacto nos puedan ayudar. Si venís acá es porque vas a dar 1000 pesos…", remata.

Tras calificarlo como un acto irresponsable, Tomás Dente, en Nosotros a la mañana , expresó: La pastora Irma, su exmujer, y él han pasado por varias situaciones de litigios. A principios de los 90 ella lo denunció por daños y perjuicios. Luego, por lesiones a la hija. En 1999 la justicia dictó un juicio oral y él para safar termina haciendo tareas comunitarias. No solo eso, también estuvo inmiscuido en negocios inmobiliarios fraudulentos que le trajo mucho perjuicio económico a su mujer".

La palabra del Pastor Giménez

En Informados de todo , el pastor rompió el silencio y se defendió de las acusaciones. "No es verdad lo del alcohol en gel. No vendo alcohol en gel a 1000 pesos. A todos les puse alcohol con mis propias manos para que se vayan bendecidos", indicó.

Tras asegurar que su iglesia se caracteriza por la pluralidad de clases, agregó: "Me sacaron de contexto. Uno de los que tiene más contacto con los enfermos soy yo. Oro por ellos, oro por la gente moribunda. Sigo predicando la fe, que es lo que nos va a ayudar a ser uno de los países menos afectados por el virus".

Frente a sus dichos, el conductor del programa reaccionó y aclaró que -si bien es importante tener fe en estos momentos- lo fundamental es tomar medidas de cuidado preventivo para combatir el virus. "Claro que sí. Por eso hice la mezcla del nardo puro con el alcohol en gel para evitar el contagio al tocar a la gente. Mil disculpas si se malinterpretó", respondió el pastor.

Al responsabilizar a su exmujer, la pastora Irma, por la confusión, Giménez expresó: "Todavía no cura la herida de mi separación con ella. No sé qué más puede decir de mí. Sigo siendo el pastor más popular de Argentina. Yo predico la palabra de Dios, no estoy vendiendo nada. Le agradezco a América que me estén permitiendo meterme en la casa de los argentinos para aclarar esta situación".

Por último, Giménez hizo referencia a las críticas recibidas por reunir a una multitud en su iglesia y hacer caso omiso a las medidas de cuarentena impuestas por el Gobierno. "Eran solo 100 personas, no pueden impedir la fe de Dios. Si mirás mis redes, las estoy usando más que nunca. Ahora está viniendo el 10 por ciento de lo que viene habitualmente. Además, estoy guardando la distancia entre las sillas", aclaró.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.