El reggae es como el tango, Patrimonio de la Humanidad

Bob Marley, embema del reggae y de Jamaica
Bob Marley, embema del reggae y de Jamaica Fuente: Archivo
(0)
29 de noviembre de 2018  • 13:37

Bob Marley debe estar feliz. La Unesco declaró al reggae , la música nacida en Jamaica y esparcida por todo el mundo, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. De este modo el reggae se suma a al tango, al flamenco español, al fado portugués, la rumba cubana, el merengue dominicano, la música de mariachis mexicana y la ópera china. Pero para que la música amada y practicada por Marley, Peter Tosh y Jimmy Cliff obtuviera esta mención debieron perder otros, y entre ellos se encuentra una música argentina, el chamamé, que pugnaba por alcanzar la distinción.

"Su aportación a la reflexión internacional sobre cuestiones como la injusticia, la resistencia, el amor y la condición humana pone de relieve la fuerza intelectual, sociopolítica, espiritual y sensual de este elemento del patrimonio cultural", señaló la Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) a través de un comunicado para explicar las razones de su elección.

"Es un día histórico", comentó la ministra de Cultura de Jamaica, Olivia Grange, que viajó a Port Luis, Mauricio, donde se reunió la Convención. "Subraya la importancia de nuestra cultura y nuestra música cuyo tema y mensaje es amor, unión y paz", añadió luego la ministra en una entrevista con la agencia AFP.

Para la Unesco uno de los aspectos destacables del reggae es que "conserva intactas toda una serie de funciones sociales básicas de la música —vehículo de opiniones sociales, práctica catártica y loa religiosa— y sigue siendo un medio de expresión cultural del conjunto de la población jamaicana".

De las músicas folklóricas del continente americano, el reggae es de las más nuevas. Se desarrolló en la década del 60 a partir de la combinación de otras músicas jamaiquinas, el ska y el rocksteady. Claro que en su coctelera ingresaron el blues, el soul, el Rhythm and blues y la herencia de otras músicas africanas. Sus letras, de fuerte contenido socoail encontraron rápidamente aceptación en la Isla y se esparcieron por el mundo de la mano de Bob Marley & The Wailers como embajadores principales. En cada puerto encontró quién la abrazara y quien la fusionara con otros ritmos y culturas.

Asimismo, no se puede separar al reggae del movimiento espiritual rastafari, que sacraliza al emperador etíope Haile Selassie y promueve el uso de la marihuana.

En cuanto al chamamé, no hubo objeciones al contenido presentado por la Argentina en la Convención, sin embargo sí se plantearon observaciones técnicas, por lo que esta música deberá esperar un año más para sumarse a la lista.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.