Tendencia. El rock barrial ataca de nuevo