Por qué el verano también es temporada alta para los cines en la Argentina

Frozen 2: la animación es un factor decisivo
Frozen 2: la animación es un factor decisivo Crédito: Disney
Marcelo Stiletano
(0)
2 de febrero de 2020  

Lo que adelantó Diego Batlle en una nota publicada en la edición digital de LA NACION este fin de semana se transformó en una tendencia: enero ya funciona como un mes de temporada alta para el mercado cinematográfico de la Argentina, con resultados que a esta altura sólo podrían compararse con las vacaciones de invierno, el período de mayor concurrencia a las salas de todo el año.

Que el mes que acaba de terminar haya sido el enero récord en venta de entradas del último cuarto de siglo (desde que hay estadísticas confiables en la Argentina) es una prueba de lo que ya todos aceptan en el mercado local. La temporada alta empieza con el primer día del año. Diciembre (que en otros tiempos llevaba mucho público al cine) ya es un mes perdido. Eso explica, entre otras cosas, que Frozen 2 haya llegado a los cines argentinos un mes después de su estreno en la mayoría de los países limítrofes. En Chile se lanzó el 28 de noviembre y en Uruguay, el 5 de diciembre. Esto no alteró ni un ápice el poder de atracción en nuestro medio del primer gran tanque animado de 2020.

Frozen 2 no hace más que repetir una estrategia probada durante los últimos años en nuestro país. Para el lanzamiento entre nosotros de Moana (2017), Coco (2018) y Wifi Ralph (2019), Disney siempre eligió enero a pesar de que en casi todo el mundo esas películas se conocieron a principios de diciembre. El retraso, lejos de disminuir el poder de convocatoria, lo fortaleció. Las tres recaudaron cifras millonarias y llenaron los cines durante varias semanas.

El cine argentino, en este caso con la extraordinaria repercusión de El robo del siglo, es el segundo factor que transformó a enero en un mes de búsqueda de convocatoria para la pantalla nacional. Los últimos años muestran también aquí una secuencia constante: estrenos nacionales de alto perfil, mayormente enfocados en el relato policial, de suspenso e intriga. Esto ocurre casi ininterrumpidamente desde 2013 con Tesis sobre un homicidio y sigue con El misterio de la felicidad (2014), Papeles en el viento (2015), Nieve negra (2017) y Las grietas de Jara (2018).

Lo que podríamos llamar efecto Oscar aparece como el tercer elemento de la fórmula. Enero ya se instaló como el mes en que llegan a los cines las películas con más nominaciones y expectativas de la temporada de premios de Hollywood. Sobre todo nos ponemos al día con los títulos que aspiran a ganar el premio mayor (mejor película), obras que todavía muchos prefieren ver en el cine. Este año hay bastante de las nominaciones fuertes que surge del streaming ( El irlandés, Historia de un matrimonio, Los dos papas), pero la notable repercusión lograda por Parasite (más de 50.000 personas en su primera semana) y la presencia flamante en la cartelera de Mujercitas y 1917 son imanes para que el público visite las salas. Además, el próximo jueves llega Judy, con la gran favorita a ganar como mejor actriz protagónica y ese comportamiento seguramente se repetirá.

De todas maneras, el efecto Oscar no siempre funciona igual. Hay distribuidoras que demoran el lanzamiento de títulos valiosos a la espera de que obtengan nominaciones. Pero si esa expectativa no se cumple deciden no lanzarlas en la Argentina, dejando arbitrariamente al espectador local sin posibilidades de apreciar sus valores. Y en otros casos, como el de El escándalo, hay demoras igual de injustificadas. Con nominaciones para Charlize Theron (actriz protagónica) y Margot Robbie (actriz de reparto) se estrena el 20 de febrero, 11 días después de la fiesta del Oscar. Cuando ya esté todo dicho.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.