Francisco Bochatón: "Todo resulta influyente"

Un espacio experimental en busca de la entrevista soñada: el invitado se interroga y se fotografía
Laura Lunardelli
(0)
28 de febrero de 2014  

Encantado de haberse conocido, Francisco Bochatón se interroga y se contesta haciéndose preguntas que nunca nadie se había hecho. Y, tal como en su autofoto, el músico se observa a sí mismo muy de cerca. De todas formas, prevalece el misterio.

–Hola Francisco.

¿Cómo sos en realidad? ¿Qué te canta lo que cantás? Si es que algo te canta, ¿o es canto de tu cantar?

–Como bolas de nieve o de fuego, te diría.

–Esta respuesta parece una copla o una poesía. ¿Y cómo sos en realidad?

–Como bolas de nieve o de fuego… También igual a vos. ¡Te lo juro!

–Y, sí es así. ¿Quiénes son tus iguales, además de mí?

–¿Los demás, decís vos?

–¿O quiénes se parecen a nosotros ?

–¡Ja, ja, ja! Uno solo se parece a todos y a nosotros.

–¿Y quién es ese uno solo que decís?

–Uno y tus preguntas, mis respuestas y las certezas de la gente entera que hay en uno.

–¿Cómo pensás la vida entonces? Si existe uno en varios, o al menos en nosotros...

–Como nubes pasajeras, diría el poeta. Tengo encima mucha diestra y así me llevo por la vida. Hay palabras, significados que ni yo puedo descifrar a veces. Quizá vos puedas saber más que yo en esta cuestión, porque, ¿quién me conoce mejor que vos? ¿Y quién te conoce mejor que yo? Por ejemplo, ya sé lo que estás intentando provocar con esta pregunta y voy a contestarte: sólo yo me conozco igual que vos.

–¿Sos una persona que se hace preguntas y habla mucho de sí mismo, contándolas a los demás y haciendo participar al resto de tus incógnitas sobre la vida?

–Soy más bien el que hace preguntas a los demás. Quizás en esas preguntas estén incluidas mis dudas acerca de mí.

–¿Sos de hablar mucho de vos mismo?

–Sí, realmente sí. Aunque trato de superarlo y escuchar a los demás aunque me cueste. A vos te estoy tratando de escuchar hace rato; para ser sincero, prefiero escucharte más a vos que a mí.

–¿Y adónde te conduciría esta opción?

–A estar en contacto conmigo mismo.

–¿Cómo encontrás inspiración?

–Simplemente la encuentro, la descubro y las cosas suceden. Viene a mí, choca contra mi piel y se transforma en palabras que fluyen como olas que dejan de ser mías cuando salen al universo. Y en esta época todo resulta influyente.

–¿Estás loco?

–¡Qué bueno! ¡¡¡Nunca se animaron a preguntarme esto en una nota!!! Claro que sí. ¡Vos lo sabés bien, por favor!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.