La conmovedora historia de vida de Maitena

En una entrevista sincera con LA NACION Revista, la historietista habla de la pérdida de un bebé cuando tenía 21 años, de sus adicciones y explica por qué dejó de dibujar
(0)
2 de abril de 2015  • 19:52

Maitena, este domingo, en LA NACION Revista
Maitena, este domingo, en LA NACION Revista

Poco se sabía de la vida privada de Maitena , la prolífica historietista que en los 90 fue furor y una suerte de punta de lanza de una explosión feminista en la Argentina. Hasta ahora. Publicó su primera novela, Rumble, en homenaje a su madre, y devela algunos secretos de su historia. En una entrevista exclusiva con LA NACION Revista, que podrá leerse este domingo, Maitena habla por primera vez sobre su difícil juventud, la pérdida de un bebé, sus adicciones y su decisión de no dibujar más.

A los 17 años fue madre de su primera hija. A los 18, se casó. A los 19, tuvo a Juan, su segundo hijo, y a los 21 tuvo una nena que murió en el parto. "Fue muy feo. Muy, muy feo. Tardé muchos años en darme cuenta de lo heavy que había sido", relata a corazón abierto. "Cuando se murió mi hija no se habló más del tema. Yo vuelvo al sanatorio y habían sacado el moisés, regalado la ropita..., ya no había nada. 'Esto no pasó'", recuerda. "Tuve problemas con el alcohol y en algún momento lo relacioné con todo esto", agrega, reflexiva. "Creo que esa pérdida a los 21 años disparó todo. No hablaba, pero agarraba una botella de whisky y la bajaba entera. Buscaba el olvido".

Maitena dejó de dibujar en 2006, un año que reconoce como bisagra en su vida. Dejó de tomar alcohol, de fumar y comenzó a escribir. "Dejé un año, me gustó y lo seguí dejando. Estuve un tiempo sin hacer nada -explica- Me puse a escribir y me di cuenta de que no necesitaba dibujar". En 2011 publicó Rumble. Dos años después editó Lo mejor de Maitena, y ahora se prepara para la salida de Lo peor de Maitena, con sus trabajos eróticos. Dejar de dibujar para ella fue "un desafío": "Tenía una confusión con el personaje. Tiene lo suyo transformarse en alguien famoso. De alguna manera trabajás de ese personaje, hay una dualidad medio peligrosa".

¿La escritura, una nueva adicción? "Yo soy adicta. A lo que sea. Me encanta el alcohol, pero no extraño. Todos los que tienen problemas tienen que intentar parar. Es muy duro, pero lo que hay después está buenísimo. Y hay una edad en la que ni el cuerpo ni la cabeza te aguantan. Entonces, está bueno dejarlo en ese momento para llegar bien, porque falta mucho. Lo que uno no entiende a los 25 años es que el partido es muy largo. Y no es una carrera de quién llega más rápido, es de resistencia", concluye.

En pareja, aunque ella prefiere no llamarlo así, enfrenta una nueva etapa y posa relajada para la sesión de fotos de LA NACION Revista. Acaba de ser abuela y eso no puede hacerla más feliz. ¿El futuro? "Abro la puerta y miro un poquito, hasta ahí".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.