La dupla Longobardi-Lanata se hace cada vez más fuerte