La última entrevista de Alfredo Alcón con LA NACION

El actor estaba entusiasmado con su trabajo en Final de partida, obra que además dirigió en 2013
Alcón, en una de sus últimas fotos públicas, junto a Joaquín Furriel
Alcón, en una de sus últimas fotos públicas, junto a Joaquín Furriel Fuente: Archivo - Crédito: Ignacio Coló / LA NACION
El actor estaba entusiasmado con su trabajo en Final de partida, obra que además dirigió en 2013
(0)
11 de abril de 2014  • 09:18

Alfredo Alcón , quien falleció hoy a los 84 años, estaba entusiasmado en marzo de 2013, ya que volvía a transitar la obra Final de partida. No sólo se subía al escenario del teatro San Martín, si no que era el encargado de dirigir la puesta.

"Tengo un enamoramiento especial por esta obra. Comienzo a leer las primeras palabras: «Ahora me toca a mí» y no puedo dejar de seguirla, me mete en unos laberintos que no sé a dónde me llevan, remueve mi interior, me saca de la butaca en la que estoy sentado, me hace creer que el teatro tiene el poder de despertar conciencia", le contó a LA NACION en ese entonces.

Luego, agregó: "Termino de hacer una obra y el texto se me borra como si nunca lo hubiera sabido - aclara-. Además, las grandes obras nunca las hacés bien, son como ejercicios de actuación. Uno sabe que haciendo eso, metiéndose en esa estructura, crece. Recuerdo que una vez Milagros de la Vega, siendo ya muy mayor, me dijo respecto a un gran texto que había hecho: «Si pudiera hacerlo de vuelta, lo haría mejor». Y lo dijo con una alegría, como si tuviera 15 años."

"Todas las grandes obras hablan siempre de la esencia del hombre. No sé en qué época el mundo no estuvo en crisis. ¿Te acordás de alguna época en la que hubo paz entre los hombres, comprensión, que los bandos distintos se respetaran? No te digo que ames a tu enemigo, pero sí respetá su pensamiento y si lo vas a atacar, hacelo con la manera más inteligente. Pero cuando usas el tuteo interior, la chicana, ¿dónde está el pensamiento?, ¿dónde está el hombre? Y si a estas cosas que aparecen cotidianamente sumás la crisis en Europa, países a los que antes ponías como ejemplo de equilibrio, todo es muy doloroso. Es muy duro ver lo que pasa hoy allá, la gente se tira por el balcón porque en su casa nadie tiene trabajo. Es muy fuerte todo. Habría que parar un poco. Hay mucho ruido y pocas nueces. Estamos en el siglo XXI y la libertad es todo este ruido. Si eso es ser libre, qué presos estamos", afirmaba Alcón hace ya un año atrás.

Alcón, en acción

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.