Brad Pitt: "Llevé el asunto bastante lejos, así que me quité el privilegio de beber"

Luego de años encasillado en cierto tipo de papeles, Brad Pitt, inicia una nueva etapa explorando un estilo más "estoico" que, según cuenta, proviene de un modelo que vio de su padre
Luego de años encasillado en cierto tipo de papeles, Brad Pitt, inicia una nueva etapa explorando un estilo más "estoico" que, según cuenta, proviene de un modelo que vio de su padre Fuente: Archivo
Kyle Buchanan
(0)
15 de septiembre de 2019  

LOS ÁNGELES.- "Si querés ir rápido, ve solo; para llegar lejos, ve acompañado", murmuró Brad Pitt . Sobre su hombro izquierdo se veía Marte, una esfera rojiza tristemente pequeña, y a su derecha estaba Júpiter, más grandioso e iluminado cual bola de disco.

Estábamos sentados el uno frente al otro en un piso subterráneo del Observatorio Griffith de Los Ángeles, en una exhibición que estaba cerrada al público -Depths of Space (En las profundidades del espacio)-, y estábamos hablando de los hombres estoicos. Pitt ha interpretado a varios de esa estirpe en el cine, dos de ellos tan solo este año : Cliff Booth, el doble de acción que se mueve a su ritmo en Había una vez... en Hollywood, y Roy McBride, un astronauta enviado a partes especialmente remotas y solitarias de la galaxia en Ad Astra: Hacia las estrellas . Las superestrellas del cine tienen sus toques distintivos. Aunque Pitt ha demostrado ser más que capaz de interpretar a hombres parlanchines en 12 monos o Snatch: Cerdos y diamantes , es particularmente cautivador cuando es obvio que está guardándose algo. Realmente le da vida a aquel hombre que no dice nada de sobra, un logro pues ha protagonizado dos películas de Quentin Tarantino, famosamente locuaz.

"Crecí con ese lema de 'sé fuerte, sé capaz, no muestres debilidad alguna'", me dijo Pitt. Fue criado en Sprinfgield, Misuri, como el mayor de tres hermanos y con un padre que era dueño de una empresa de camiones. A sus 55 años, el actor está en un momento de su vida en el que ve a su padre en todos los papeles que interpreta. "De cierto modo, lo estoy copiando", dijo. "Creció en un ambiente de pobreza y fuertes adversidades, y se abocó a darme una mejor vida de la que él tuvo. Lo cual logró. Pero era una persona muy del estilo estoico".

Trailer de Había una vez en Hollywood - Fuente: YouTube

01:46
Video

Es un linaje que le ha servido más en sus papeles en pantalla que en la vida real. En este año en el que ha tenido dos grandes actuaciones, Pitt está pensando mucho en qué estilo de persona se ha convertido. "Agradezco mucho que se me hizo hincapié en ser capaz y en hacer lo que necesitabas con humildad, pero a ese enfoque le hace falta el evaluarte a ti mismo", dijo, encorvado en su silla. "Es casi una negación de esa parte propia que es débil, que tiene dudas, a pesar de que son cosas que todos vivimos. Definitivamente, creo que no puedes conocerte a ti mismo hasta que identificas y aceptas esas partes".

Unas horas después de la conversación, amigos y familiares me empezaron a mandar mensajes en masa: ¿cómo era Brad Pitt en persona?, ¿qué tal se veía? Durante casi toda la conversación, Pitt pareció ser alguien tanto arrepentido como privado; era como si a momentos era la persona que confiesa y en otros, la que recibe la confesión. Traía una boina gris, una camiseta gris y de su barba se asomaban cabellos grises. Me sorprendió ver ciertos tatuajes en sus brazos, como una cita del poeta persa Rumi, una motocicleta, la palabra "Invictus" y un hombre con su sombra. Aunque, en general, se veía igual a Brad Pitt.

Es más taciturno y pensativo en persona de lo que uno esperaría, y Ad Astra , también. Hay algunas secuencias de acción impresionantes, pero la película se enfoca más en la vida del protagonista que en el paisaje estrellado afuera de su nave. Hay periodos largos en los que solo aparece Pitt a cuadro con su narración sobre los vaivenes de la vida.

Trailer Ad Astra

02:19
Video

Pitt dijo que el aspecto solitario del papel lo atrajo. "Queríamos investigar nuestra incapacidad de conectarnos con los demás y los mecanismos de autoprotección que construimos y que no nos permiten abrirnos al mundo", indicó.

El poder abrirse emocionalmente es algo que ha ocupado mucho los pensamientos recientes de Pitt. Es una cualidad que no siempre se les da a muchos hombres, aunque tampoco corresponde criticar a uno de los actores más escudriñados del mundo por decidir guardarse partes de su vida para sí. "Pero creo que el objetivo definitivo de mi modo de actuar, como lo entiendo, es partir de un lugar con verdad absoluta", dijo Pitt. "Necesito estar viviendo algo que es real para mí para que pueda transmitirlo como algo real".

En abril de 2017, cuando Pitt se comprometió a protagonizar Ad Astra , seguía sacudido por su rompimiento con Angelina Jolie, con quien tiene seis hijos. Gray dijo que Pitt "sin duda usó los estímulos de su vida" para la interpretación. Cuando le pregunté a Pitt sobre ese momento de su vida me frenó. "Estaba pasando por asuntos de familia", dijo. "Dejémoslo así".

Brad Pitt, un hombre que ya no teme asumir debilidades
Brad Pitt, un hombre que ya no teme asumir debilidades Fuente: Archivo

¿Grabar Ad Astra fue una manera de lidiar con parte de la soledad que él tal vez estaba viviendo? "La verdad es que todos cargamos con dolores, pesares y pérdidas", indicó. "Pasamos casi todo el tiempo intentando esconderlo, pero ahí está, lo tienes dentro. Esto se trata de ir abriendo esas cajas". Se ha reportado que el momento que puso fin a la relación de once años de Pitt con Jolie fue un incidente en septiembre de 2016, cuando se pelearon sobre cuánto tomaba él mientras iban en un avión privado. Ahora Pitt dice estar comprometido con mantenerse sobrio. "Llevé el asunto bastante lejos, así que me quité el privilegio de beber", dijo. Después de que Jolie solicitó el divorcio, Pitt pasó un año y medio en el programa de Alcohólicos Anónimos. Todos en el grupo al que acudía eran varones y a Pitt lo conmovió que se mostraran vulnerables. "Estaban todos estos hombres sentados para compartir, abrirse y ser honestos de maneras que yo nunca había oído", contó. "Era un espacio seguro donde no nos estábamos juzgando y, por ello, no te juzgas tanto a ti mismo".

Con el tiempo, Pitt fue encontrando su espacio, al pasar de los papeles del varón naíf a tener una fructífera asociación con el director David Fincher para películas como Seven: Los siete pecados capitales , El club de la pelea y El curioso caso de Benjamin Button . Y aunque tiempo después se volvió todavía más famoso por su relación con Jolie, para entonces ya había aprendido a desvincularse de las expectativas impuestas sobre él. "No importa. Ya pasé demasiado tiempo de mi vida batallando con esas ideas o sintiéndome atenido a esas ideas o enjaulado por esas ideas", dijo.

Crecí con ese lema de 'sé fuerte, sé capaz, no muestres debilidad alguna'
Brad Pitt

Cuando terminó la entrevista Pitt empezó a caminar solo hacia el auto que lo esperaba. Pasó enfrente de los muchos turistas emocionados tomando fotografías del cartel de Hollywood sin darse cuenta de que junto a ellos estaba una estrella de Hollywood: un hombre que tiene toda la fama posible y no la quiere ni un poco, un hombre que va solo para caminar más rápido.

The New York Times

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.